"La planta ornamental requiere mucha precisión"

  • Verónica Rodríguez es la responsable comercial de Veral Viveros

  • Esta firma familiar a cambió la agricultura convencional por la decorativa en el año 2.002

Verónica Rodríguez, responsable comercial de Veral Viveros, en las instalaciones de la empresa en Vícar. Verónica Rodríguez, responsable comercial de Veral Viveros, en las instalaciones de la empresa en Vícar.

Verónica Rodríguez, responsable comercial de Veral Viveros, en las instalaciones de la empresa en Vícar. / javier alonso

Vícar es municipio agrícola por antonomasia, un sector que es su principal motor económico. Miles de toneladas de frutas y hortalizas son producidas y comercializadas cada año por el viejo continente, pero no todo es cultivo convencional. En este municipio hay un nutrido grupo de productores de planta ornamental que están triunfando en la decoración de hogares.

Una de estas firmas es Veral Viveros SL, un negocio familiar que comenzó su andadura en el año 2002, pero que gracias al esfuerzo y la profesionalidad de los Rodríguez Bonilla ha sabido hacerse un hueco de excepción en el mercado.

Después de comenzar con dos o tres variedades diferentes, decidieron centrar su esfuerzo en la que probablemente sea la planta de interior favorita en los hogares. Se trata del potos o potus, un ejemplar que pertenece a la familia de las aráceas y cuyo origen se remonta a las islas Salomón en el Pacífico Sur. Además, y pese a que es una planta con la que es muy fácil toparse en cualquier hogar almeriense, es escasa su producción aquí. De ahí que Veral Viveros decidiera especializarse en su producción y venta al por mayor, consiguiendo convertirse en un referente y en una de las empresas más demandas del sector ornamental de la provincia.

El ritmo en esta empresa es frenético. La plantación y preparación de potos en todos sus formatos es diaria. "Es un trabajo que requiere de una técnica muy precisa que hemos ido aprendiendo con el paso de los años. Sobre todo a la hora de entutorar, una labor en la que antes tardábamos más tiempo y que ya hemos mecanizado con nuestro estilo propio", explica Verónica Rodríguez, hija de Encarna, y la responsable comercial de la empresa. Aunque aquí todo el mundo arrima el hombro, y quien visita esta finca puede disfrutar de ver a una familia unida, trabajando codo con codo en un proyecto común y de gran éxito.

Los potos de Veral se comercializan principalmente en Holanda, Alemania y bastante también en Portugal. Curiosamente, y lejos de lo que se podía pensar, las fechas más señaladas, como son el Día del Padre o de La Madre o San Valentín, son momentos en los que caen las ventas habituales, ya que la demanda se centra más en las plantas con flor.

Veral cuenta con 7.000 metros cuadrados de invernadero, un lugar donde el poto brilla en toda su extensión y donde se puede comprobar el gran trabajo que requiere esta planta desde que se coloca el primer esqueje en el macetero hasta que sale destino al Viejo Continente. El potos es una planta que carece de campañas y es producida durante todo el año. Eso sí, el proceso de obtención requiere de mucho trabajo. Tal es así que Veral cuenta con seis personas trabajando de base y en las épocas más fuertes de ventas, donde hay que preparar un mayor número de ejemplares diariamente, como son la primavera y el otoño, suelen contar al menos con dos personas más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios