Sin sabor, pero con unas propiedades únicas para la salud y reconocidas por la alta cocina

El Aloe Vera no aporta sabor, sino que nos proporciona propiedades. Es una planta perteneciente a la familia de las liliáceas (como la cebolla y el ajo), que se ha utilizado desde la antigüedad hasta nuestros días tanto para uso interno como externo.

Desde hace algunos años se viene experimentando el creciente uso del aloe en el campo de la cosmética, algo que no es de extrañar por a sus propiedades para la piel.

Es excelente para la piel debido a su alto contenido en agua, más de un 95% y un excelente medio para hidratarla y rejuvenecerla. Sin embargo, su uso en la gastronomía y en la cocina saludable está ganando adeptos cada día por ser un complemento nutricional ideal para enriquecer las recetas, algo que no ha pasado inadvertido para la empresa almeriense Chef D'Aloe.

Esta planta es muy nutritiva proveyendo una amplia gama de aminoácidos, proteínas, minerales y glúcidos. Destaca por su gran aporte en hierro. También potencia sistema inmunológico debido a su alto contenido en antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres que contribuyen al proceso de envejecimiento. Además, impide el crecimiento de microorganismos y bacterias patógenas eliminando muchas infecciones fúngicas y virales. Es un antibiótico y anti-inflamatorio natural, que promueve la reparación y limpieza del tracto intestinal, y ayuda a mejorar la digestión gracias a contenido en enzimas, fibras y vitaminas. También mantiene la flora intestinal sana y ayuda a disminuir las bacterias patógenas.

Muchos cocineros de prestigio ya han introducido el aloe en sus elaboraciones porque aseguran que es bueno para la salud de sus clientes, además de ser muy versátil para conseguir nuevas texturas, y también sirve como gelificante, estabilizante y emulgente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios