Abla recibirá cobertura social sanitaria a través de internet

  • La localidad de la Comarca del Río Nacimiento ha sido admitida a finales de noviembre en una red europea de laboratorios en vivo, en entornos reales, cuya finalidad es la mejora de la calidad de vida de los vecinos

La gran apuesta realizada desde hace años por los vecinos, instituciones y empresas de la localidad almeriense de Abla, ante el desarrollo de las nuevas tecnologías de la comunicación, ha visto reconocida su labor y hace unos días la Comarca de Río Nacimiento ha sido admitida para entrar dentro de la red europea de laboratorios en vivo, en entornos reales, denominados Living Lab.

Empresas, Administraciones y la propia población de Abla van a tener la oportunidad de implicarse en un nuevo espacio social de innovación donde lo que se pretende es que ésta se aplique y adapte.

Se trata de un proyecto piloto, que se va a poner en marcha en Abla pero que se hará extensible, conforme se vaya desarrollando, al resto de la Comarca y con el que, en palabras de Maite Martínez Lao, una de sus propulsoras, "se intentará mejorar la calidad de vida de los habitantes de la zona e incentivar la actividad laboral y empresarial de la Comarca, permitiendo así la vuelta de aquellos vecinos que la abandonaron en busca de mejores oportunidades".

Las empresas e instituciones que participen en el proyecto trabajarán en función a las necesidades de la población. Es decir, se trata de una idea novedosa en la que lo que se pretende es que se puedan desarrollar propuestas en materia de innovación, que mejoren las condiciones de vida de la población, pero teniendo en cuenta la opinión de ésta y las propuestas que las personas puedan hacer, con lo que los propios vecinos de Abla se convertirán en "motores sociales" del cambio proyectado.

"Nadie más que la propia persona que tiene la necesidad sabe lo que necesita", asegura Antonio Ortiz Oliva, concejal de Medio Ambiente e Innovación de Abla quien, además, espera que del ámbito socio-sanitario, donde se van a desarrollar las primeras actividades del Living Lab, puedan extenderlas hasta el de la educación.

La propuesta de convertir a Abla en un laboratorio en entorno real nació después de que la Plataforma de Cuidadoras Familiares creada en el centro de salud de la localidad recibiera el galardón de la Fundación Iavante. Se trata de una plataforma donde estas personas disponen de una red social entre ellas y en la que también participa personal sanitario, entre los que debaten, comparten conocimientos y resuelven dudas.

Desde entonces, fueron más de cuatro meses de intenso trabajo, dedicado a captar la capacidad y las posibilidades de desarrollo que podría tener el proyecto en Abla, que, a finales de noviembre, han visto su fruto con el reconocimiento, por parte de la Unión Europea, para poder entrar a formar parte de la red.

En el proyecto ya se han puesto a trabajar el Instituto para la Innovación en Bienestar Humano (I2BC), responsable de la supervisión, evaluación, desarrollo y puesta a disposición, de todos los demás interesados en la iniciativa, de las herramientas para el trabajo colaborativo; las Universidades de Córdoba y Málaga, y sus investigadores, que ofrecen apoyo en los ámbitos de la tecnología y las ciencias sociales; la Fundación Vodafone España, que contribuye con su amplia experiencia en iniciativas basadas en la inclusión social a nivel nacional; y empresas como Lynka, Novasoft e Ihman, que se encargan de aplicar sus conocimientos y experiencia en el desarrollo de las TIC basadas en productos y servicios, tales como las tecnologías inteligentes de medio ambiente, interfaz homber-máquina y la realidad virtual.

El Living Lab de Abla se convertirá en el primero de estos proyectos que se ponen en marcha en España con una tipología totalmente rural, y el segundo que se desarrolla en Andalucía, después del creado en el Parque Tecnológico de la Salud de Granada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios