Adiós al veto en Quitapellejos y ya solo queda Villaricos a la espera

  • Tras Vera es la segunda playa a la que le quitan la restricción por la crisis de las microalgas

La crisis de las microalgas en el Levante Almeriense vivió en la tarde de ayer un nuevo capítulo dentro de su corta pero intensa historia. Si el pasado 29 de junio era el Playazo de Vera el que levantaba su veto después de los resultados positivos de las analíticas, ayer fue el turno de la Playa de Quitapellejos, en la pedanía de Palomares. Sin embargo, el Playazo de Villaricos sigue aún con las restricciones después de una problemática que saltó allá por el día 22 de junio.

La decisión de abrirla al público se adoptó después de que la Delegación Territorial de Salud de la Junta de Andalucía informara de que ya no existe "ningún riesgo para la salud humana" y se constatara que no se han registrado nuevos afectados con manifestación de síntomas con posterioridad al 24 de junio.

Los últimos estudios, según ha indicado el Ayuntamiento cuevano en un comunicado, han determinado por contra que la adopción de las medidas preventivas siguen siendo necesarias en la playa de Villaricos y, por tanto, se deben continuar manteniendo las recomendaciones realizadas. Es la única que continúa afectada tras levantarse hace unos días las restricciones en el Playazo de Vera.

Hay que recordar que los servicios de Salud Pública de la Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales iniciaron el estudio de un posible brote por la proliferación de microalgas en la zona del Levante Almeriense, tras atender a varias personas con síntomas respiratorios y alérgicos, que habían acudido con anterioridad a playas de Cuevas del Almanzora y Vera.

Los síntomas clínicos mostrados por los pacientes apuntaban desde un primer momento a la presencia en el agua de algún tipo de microalga, que se confirmó posteriormente en las analíticas realizadas en colaboración con la Delegación Territorial de Agricultura y Medio Ambiente.

Para garantizar la salud de los ciudadanos, se remitió el 23 de junio un informe a los ayuntamientos de los municipios afectados, recomendando que se tomaran las medidas necesarias para evitar el baño, así como la proximidad a menos de 50 metros del rompeolas, ya que los síntomas alérgicos y respiratorios podrían producirse tanto por el baño, como por la cercanía al rompeolas.

De esta forma, el pasado día 29 de junio se levantó la restricción en Vera y ayer se hizo lo propio con una de las playas afectadas de Cuevas cuyos resultados ya no dejan lugar a dudas para la Administración.

Tras la apertura de la playa de Quitapellejos, el alcalde, Antonio Fernández Liria, ha trasladado que espera que la noticia de la apertura de la playa de Villaricos "se dé lo más pronto posible y ha aprovechado para hacer un llamamiento a vecinos y turistas "para que no duden en visitar el resto de nuestra costa cuevana, que cuenta con un total de 17 kilómetros de arenosas playas y calas vírgenes, que son sin duda una de nuestras señas de identidad".

Durante todo el proceso, el delegado de Salud manifestó esta semana a Diario de Almería que el trabajo que ha llevado Salud desde el primer aviso sobre esta problemática ha sido intenso y "lo hemos desarrollado con la mayor diligencia posible. Hemos informado en todo momento a la población y a los Ayuntamientos afectados de cómo estaba la situación por horas", subraya un delegado que se reunió hace tres días con los alcaldes tanto de Vera como de Cuevas para, analíticas en mano, explicarles pormenorizadamente y con la mayor transparencia qué es lo que estaba aconteciendo en las aguas de estas playas y qué protocolo de actuación se está desarrollando.

A Villaricos, de momento, le toca esperar y, tanto vecinos como todo el sector turístico en general, esperan que la situación mejore rápido y se pueda levantar la restricción a la mayor brevedad y con todas las garantías.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios