Almería vive la salida del Rocío hacia Almonte

  • Los peregrinos iniciaron el camino tras la misa de romeros, ofrenda floral a la Soledad y despedida de la Patrona

Cientos de almerienses vivieron ayer la salida de la Hermandad de Nuestra Señora del Rocío para hacer el camino que la llevará a lo largo de toda la geografía andaluza hasta la aldea de Almonte, en la que espera la Blanca Paloma y la multitudinaria romería que cada año se celebra en su honor en tierras onubenses. La hermandad que preside en su primer año Miguel Tijeras Berenguel decidió cambiar la salida del tradicional domingo anterior a Pentecostés al sábado, consiguiendo así que fueran muchos más almerienses los que participaran y disfrutaran del colorido, la música y los cantos de los peregrinos.

La jornada comenzó a las 10.30 horas con la tradicional misa de romeros que se celebró en la iglesia parroquial de San Pedro, presidida por el párroco y consiliario Esteban Belmonte Pérez. En un templo abarrotado de peregrinos se honró con especial solemnidad a la Virgen del Rocío con la asistencia del alcalde de la ciudad, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador y los concejales Juan Megino, Esteban Rodríguez, Lola de Haro, José Carlos Dopico y la flamante concejala de Turismo María Vázquez. En representación de las cofradías almerienses asistió el presidente de la Agrupación, José Antonio Sánchez Santander.

La ceremonia litúrgica finalizó con una ofrenda floral a la Virgen y el canto de la salve rociera, mientras el Simpecado hacía su salida de espaldas en señal de respeto a la presencia de Cristo en el sagrario. Una espectacular traca recibió al Simpecado en la Plaza de San Pedro, portado por Pedro Martínez Muñoz, alcalde mayor de carretas. Francisco López Ramón-'Paco, el boyero'- había preparado los bueyes en la carreta, en la que fue colocado el Simpecado entre los aplausos y vítores de los rocieros. ¡Viva la Virgen del Rocío!, 'Viva la Blanca Paloma!, Viva la Madre de Dios!, eran contestados con vivas entusiasmados y llenos de devoción por todos los peregrinos.

Otra de las novedades de este año fue el cambio de recorrido por el centro de la ciudad. La comitiva se dirigió por la calle Torres y Plaza Flores a la iglesia de Santiago, en la que se realizó una emotiva ofrenda floral a la Virgen de la Soledad. Su hermano mayor, Luis Criado, y los miembros de su junta de gobierno recibieron y arroparon a los hermanos del Rocío, deseándoles un buen camino.

La carreta con el Simpecado continuó el nuevo itinerario por Puerta de Purchena y el Paseo para llegar al santuario de la Virgen del Mar y despedirse de la Patrona. De nuevo se repitió la ofrenda floral y la salve rociera, continuando los peregrinos estos primeros pasos del camino hasta el parque de las Almadrabillas. Allí se celebró una convivencia entre todos los rocieros y muchos almerienses que se desplazarán hasta la aldea de Almonte el próximo fin de semana para participar en la romería a la Virgen del Rocío.

A media tarde salió la carreta acompañada por un numeroso grupo de carriolas. Por delante esperan unas intensas jornadas de convivencia y momentos inolvidables para todos; el paso por el río Gualdalquivir, Benacazón, el bautizo en el Vado del Quema, Villamanrique, el Puente del Ajolí, la entrada en la aldea y la visita a la Virgen. ¡Feliz camino!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios