Amat se reúne con CSIF y Urbaser para llegar a un acuerdo sobre el convenio

  • Se trata de las primeras reuniones para acercar posturas El sindicato exige a la empresa que "no castigue" a los trabajadores con más recortes El conliecto se arrastra desde julio

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF Almería), se reunió ayer por la tarde con el alcalde de Roquetas de Mar, Gabriel Amat, para poner una solución al conflicto laboral de Urbaser, empresa concesionaria del servicio de recogida de basuras de la localidad. Se trata de una de las reuniones previstas para solucionar el conflicto, y en las que mediará el alcalde roquetero.

El sindicato se muestra satisfecho de que el primer edil haya cumplido su promesa, y haya asumido la negociación de esta problemática. CSIF ha acudido a esta reunión con el objetivo de desbloquear la negociación del convenio colectivo que lleva anclado desde el pasado mes de julio.

Para ello, el sindicato ha exigido a Urbaser que no castigue a los trabajadores con más recortes y su fin último será llegar a un acuerdo que no sea perjudicial para los empleados de la empresa.

Asimismo, durante la mañana de ayer, Amat ya mantuvo una reunión con la dirección de Urbaser para acercar posturas y, por la tarde, tras su encuentro con el Comité de Empresa, hizo lo propio con las dos partes implicadas, dirección y trabajadores de Urbaser.

CSIF recuerda que los trabajadores convocaron una huelga de basuras prevista para Semana Santa, la cual anuló tras someterlo a asamblea con los empleados y tras recibir el compromiso del alcalde de Roquetas de mediar en el conflicto.

Además de estas causas, el sindicato también argumentó que había tomado esta decisión tras valorar el daño que esta reivindicación podría causar a la economía y actividad turística del municipio. En este sentido, fueron muchas las peticiones de los empresarios roqueteros quienes solicitaron que no se viera frustrada la campaña de Semana Santa.

El conflicto laboral entre trabajadores y empresa surgió el pasado mes de julio tras la valoración de la propuesta empresarial presentada por parte de la dirección de Urbaser. Esta proposición, que supone una pérdida de unos 3.500 euros al año por empleados, está, a juicio del comité de empresa y de CSIF, llena de falta de voluntad en las negociaciones de la empresa con sus trabajadores.

En los diferentes encuentros, la dirección de Urbaser ha planteado reducciones salariales desorbitadas en torno a un 13%, aumento de la jornada de laboral de dos horas y media por semana o la eliminación de las pagas extras percibidas por los trabajadores, según ha señalado el comité.

En esta línea, la empresa también quiere suprimir el fondo social de 15.000 euros y reducir los días de asuntos propios de 11 a 4. Así, en datos generales y computando todos los recortes los trabajadores dejarían de percibir en torno a los 3.500 euros anuales.

Otro de los aspectos que ya ha denunciado el comité de empresa es la no cobertura de vacantes que se generan por diversas causas, según ha explicado el presidente del comité, Raúl Fuentes. A este respecto, Fuentes ya ha señalado en anteriores ocasiones que esta serie de medidas y recortes están "totalmente injustificados" ya que la empresa percibirá por los conceptos de 'Limpieza viaria' y 'Recogida de Residuos' 1.400.000 euros más que en el pasado año 2012.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios