Amat cuatro años más con el reto de que Moreno presida la Junta

  • La familia popular almeriense renueva su confianza en el líder con el que ganaron todo

  • El gobierno andaluz, asignatura pendiente

Comentarios 1

Gabriel Amat ha sido el artífice del éxito de su partido desde que tomara las riendas el 16 de julio de 2004. El PP almeriense ha sido en cada cita con las urnas un rodillo electoral que consiguió distanciar en más de 20 puntos al resto de las formaciones del espectro político provincial, además de marcar un hito en la historia democrática de la provincia al convertirse en el partido más votado de la historia de Almería con casi un 58% de los votos. En aquellas elecciones a las Cortes, los populares ganaron en 74 de los entonces 102 pueblos e igualaron el techo que ostentaba hasta entonces la candidatura de Felipe González en los comicios generales de 1982. Y eso que el PP venía de superar dos escisiones, la de GIAL de Juan Megino y el PAL de Juan Enciso, con el pertinente desgaste electoral que lograron ir desvaneciendo al mismo tiempo que se difuminaban las aventuras de los independientes. Fueron las primeras batallas ganadas por el alcalde de Roquetas, un agricultor que había cogido las riendas de un ayuntamiento que no tenía dinero para pagar las nóminas y hoy está entre los más inversores del país. A partir de ahí se enfrentó a causas judiciales y también salió airoso. Ya como hermano mayor de Javier Arenas, una de las personas a las que más admira y ha apoyado en el partido, llegó a la presidencia de la Diputación de Almería y en legislatura y media ha conseguido rebajar la deuda en cien millones. Argumentos más que suficientes para seguir al frente del partido por penúltima vez. Así lo reiteró hace unos días su amigo y presidente del Comité Organizador del 13 Congreso Provincial del PP, Juan José Matarí. "Tiene las condiciones políticas y personales para volver a presentarse y seguir presidiendo el PP porque su liderazgo depende únicamente de su voluntad y ha demostrado que tiene fuerza, ilusión y proyectos para su querida Almería". Pero más allá de las ganas que pueda tener un todoterreno de la política como Amat,el alcalde de Roquetas cuenta, además, con la devoción de la familia popular. Lo suyo se podría definir como un liderazgo incuestionable, sin contestación ni críticos, porque logra el respaldo mayoritario cada vez que pide la palabra. El candidato a seguir al frente del PP recibió el apoyo del 97% de los afiliados que participaron en las votaciones y alcanzó 2.737 avales en cuestión de días, casi el triple de los compromisarios que tendrá hoy el cónclave que se celebra en el Palacio de Congreso y Exposiciones de Aguadulce. De todos los rincones de la geografía almeriense llegarán 1.020 compromisarios, de los que 816 son electos y otros 204 son natos, para participar en una nueva escala del largo recorrido político de Gabriel Amat. Y será, según han definido fuentes de la organización, el congreso más participativo y abierto de la historia del PP en la provincia por el número de propuestas recibidas a las tres ponencias marco a través de la página web www.ppalmeria.com en la que ha sido sometidas a exposición pública y porque van a tomar nota de lo que quieren los almerienses que no militan en el PP gracias a la invitación de una quincena de agentes económicos y sociales de Almería.

Pero más allá del resultado de la cita de hoy, en el que la familia popular almeriense, renovará su confianza en su presidente desde 2004, está el objetivo que se ha marcado Amat. Y no cesará en su empeño hasta conseguirlo. "El PP de Almería es una piña, no hay fisuras, todo el mundo trabajará con las ideas muy claras: vamos a llevar a Juanma Moreno a la presidencia de la Junta de Andalucía". Es su gran reto y asignatura pendiente. Fue la provincia que más apostó por el cambio cuando Arenas ganó las andaluzas, pero no fue suficiente para gobernar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios