Aparecen las primeras medusas antes de que llegue el verano

  • Los bañistas de Roquetas de Mar han sido los primeros en advertir la presencia de estos animales · Ecologistas advierten de que este fenómeno se convertirá en algo habitual en el mes de mayo

Comentarios 0

El cambio climático, la sobre pesca, la contaminación, la reducción del agua continental que llega al mar... son algunos de los factores que podrían haber adelantado la llegada de medusas de centenares de especies distintas a las costas almerienses. El pasado fin de semana ya se dejaron ver las primeras de la temporada en las playas de Roquetas de Mar y en otras zonas del litoral almeriense. Pero parece que este fenómeno se va a convertir en algo habitual en el mes de mayo.

Así lo aseguró el coordinador del Programa para la Conservación de Mar (Promar) y Ecologistas en Acción en Almería, Francisco Toledano, que añadió que la proliferación de las medusas en nuestras aguas está pasando de ser un "ligero" contratiempo, que nos impide disfrutar de los baños en el mar algunos días de verano, a ser un fenómeno continuo que además ya está afectando a industrias básicas del Mediterráneo como son el turismo y la pesca. Según explicó Toledano, las medusas viven de forma natural a unas millas de la costa, que es donde hay una producción biológica mayor. Su época de reproducción es en los meses de abril y septiembre.

El que normalmente lleguen en verano a las costas se debe a que es la época en la que los vientos de dirección mar-tierra son más frecuentes, lo que las arrastra hasta la playa y al ser animales sin capacidad de movimiento no pueden regresar a su hábitat.

El representante de Ecologistas en Acción subrayó que lo que sí parece confirmarse es que hay un crecimiento "exponencial" de estos animales en nuestras aguas, síntoma de una serie de factores de los que "parece que el ser humano es el principal responsable". El primero de ellos es la ruptura de la cadena trófica.

Esto quiere decir que "estamos exterminando a los principales predadores de las medusas como son el atún y la tortuga marina", que ingieren miles de estos animales. La población de atún rojo ha disminuido en un 80% y a pesar de que la tortuga marina es una especie protegida se pescan de forma accidental sólo en la costa mediterránea más de 25.000 al año.

El coordinador de Promar citó como segundo factor que favorece este crecimiento anómalo de medusas al aporte de nutrientes procedente de vertidos urbanos y la agricultura. Si a todo esto le añadimos calor el proceso biológico se acelera. Debido al cambio climático la temperatura del agua ha subido en torno a los 0,6 grados desde el siglo XIX, lo que hace que estos animales encuentren cada vez más zonas aptas para reproducirse. El calentamiento del agua permite que nuevas especies de medusas puedan cruzar el Atlántico desde zonas subtropicales hasta el mar Mediterráneo donde se instalan y reproducen.

Toledano consideró que la mejor forma de resolver este fenómeno sería "recuperar el equilibrio del ecosistema, pasando por una disminución de la emisión de gases de efecto invernadero, una inversión de la tendencia a vivir en la costa, depuración total de las aguas residuales, desarrollar una agricultura de menor impacto ambiental y la puesta en marcha de programas pesqueros con una moratoria en las capturas de atún y otras especies, así como la erradicación de artes de pesca no selectivas".

El ecologista consideró estas alternativas como "poco probables" por lo que habrá que estudiar otras soluciones más rápidas y menos eficaces. Por tanto hay que empezar a pensar en soluciones reales que para que sean efectivas tienen que tener carácter global. En esto ya trabajan los distintos ayuntamientos del litoral almeriense.

En el caso de Roquetas de Mar proponen barreras de burbujas desde el fondo a la superficie o colgar unas mallas. Aunque consideran que estas medidas no son las más eficaces.

más noticias de ALMERIA Ir a la sección Almeria »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios