Arenas invita a los alcaldes a "echarse a la calle" a exigir agua para Almería

  • Los populares inician una campaña de recogida de firmas que entregarán al Gobierno para recuperar el trasvase del Ebro · Camps y Arenas firmaron el manifiesto de Almería

Comentarios 0

"Queremos agua para Almería". Fue la respuesta de la alcaldesa de Adra y parlamentaria del Partido Popular, Carmen Crespo, ayer a la pregunta de un anciano bastante sorprendido por la presencia de alcaldes, cargos y periodistas a las puertas del Gran Hotel. La cita, a media tarde, tenía a dos grandes protagonistas, los líderes del PP andaluz y valenciano, y un claro objetivo: recuperar el trasvase del Ebro. Arropados por los cargos y alcaldes populares de la provincia de Almería, se dieron cita en la capital para firmar un manifiesto por el "agua para todos" e invitar a los almerienses a "echarse a la calle" para exigir "igualdad" al Gobierno de Zapatero.

Arenas, en su cuarta visita a la provincia desde que perdió las elecciones del 9 de marzo, insistió en que la movilización ciudadana y la recogida de firmas serán en los próximos meses un "vehículo fundamental" para exigir que se retome el trasvase del Ebro y el Plan Hidrológico Nacional (PHN) derogado por los socialistas hace ya cuatro años. No en vano, llegó a calificar esta decisión como la "más insolidaria" de la historia de la democracia en nuestro país.

El líder andaluz del PP abogó ayer por la "acción" y anunció una futura cumbre en Orihuela de la que saldrá una Plataforma de los Alcaldes por el Agua. Por su parte, el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, reiteró que "no hay alternativas al trasvase del Ebro" y argumentó que es la opción más "razonable, lógica y solidaria" . Sobre el Plan Hidrológico Nacional, aseguró que "el tiempo ha demostrado que la razón estaba de nuestra parte". En este sentido, instó al Ejecutivo a "rectificar" e incidió en lo fácil que sería recuperar el el trasvase del Ebro porque dispone de todos los informes y estudios, incluido el de impacto ambiental, en su día previstos, redactados y licitados por el Gobierno de José María Aznar.

El manifiesto 'Agua para todos, por Almería' que fue sellado por Arenas, Camps y los principales representantes del PP almeriense exige que se declaren de urgencia las obras y conducciones para llevar el agua de Carboneras hasta el Campo de Tabernas, también las de recuperación de los acuíferos del Poniente y que se recupere, como no, el trasvase del Ebro para que lleguen los 105 hectómetros cúbicos previstos en el PHN.

Luis Rogelio Rodríguez, alcalde de Almería, recordó que el déficit hídrico de la provincia se fijó en 320 hectómetros y precisó que "cuatro años después el Gobierno no ha concluido ninguna de las obras proyectadas, mientras el Ebro tira al mar cada año 34.000 hectómetros cúbicos de agua". En este sentido, el senador y primer edil de Cuevas, Jesús Caicedo, le recordó al PSOE que si tuviera la misma urgencia y preocupación con las obras de Almería que con las de Barcelona "otro gallo nos cantaría". Además, precisó que "el trasvase del Negratín costó más de 200 millones de euros a los regantes del Almanzora y los 180 millones de la conducción a Barcelona la pagaremos todos". El alcalde cuevano argumentó, además, que los agricultores no pueden sacar sus cultivos y ahora "qué paradojas tiene la vida, nos dicen que se llevan el agua de la desaladora en barco y tren".

más noticias de ALMERIA Ir a la sección Almeria »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios