Arte y libertad sin fronteras

  • La Escuela de Artes de Almería celebró ayer numerosos espectáculos en defensa de los derechos humanos y en honor a la cita por la festividad del 'Día Internacional de la Libertad de Expresión'

Los alumnos de la Escuela de Artes de Almería celebraron ayer el Día Internacional de la Libertad de Expresión por todo lo alto. Música, pintura y literatura se entrelazaron en una mañana diferente, donde el respeto por la diversidad cultural y el rendimiento hacia los derechos humanos sirvieron de bandera para que jóvenes y mayores alzaran sus voces para denunciar la situación que viven algunas personas por expresar libremente sus ideologías.

El artículo 20 de la Constitución, que recoge el derecho a expresar libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción, fue el aperitivo perfecto de una jornada donde brillaron numerosas producciones, creaciones técnicas, literarias, científicas y artísticas elaboradas por los alumnos del centro. "Para nosotros, alumnas y alumnos de la Escuela de Artes, la libertad de expresión es la razón por la que hoy podemos manifestar nuestras ideas. Al igual que ocurre con los periodistas, cada día numerosos artistas se ven obligados a correr el riesgo de perder la vida o ser torturados y encarcelados por intentar cumplir su cometido", admitió una de las alumnas, minutos después de ceder la palabra a Anabel Mateos, delegada provincial de IAJ, Covadonga Porrúa, Presidenta de la Asociación de la Prensa y Maria Dolores Masana Argüelles, invitada de honor y Presidenta de Reporteros Sin Fronteras.

Mateos agradeció la presencia de todos los jóvenes, quienes, a su juicio, "son los responsables de que los almerienses conozcan las creaciones artísticas que sustentan el arte de su ciudad", dijo.

Las horas pasaban y el sol azotaba cada vez con más dureza en el patio interior de la escuela de Artes. Covadonga Porrúa dedicó unas emotivas palabras a todos los artistas que perecieron durante el camino por expresar y decir lo que pensaban. "Creo que ha llegado el momento de que no muera nadie más por expresar sus ideales a través de cualquier medio. El artículo 20 debe cumplirse, porque nadie y digo nadie, tiene el derecho de condenar nuestras opiniones", admitió.

La invitada de honor, Maria Dolores Masana, alargó su discurso durante unos minutos más para explicar a los jóvenes el verdadero sentido de un concepto que ha sido vapuleado en numerosos países con el encarcelamiento de más de 86 periodistas en lo que va de año. "Nos atacan porque es la mejor formula para que no contemos lo que sucede. Si matan a la palabra pueden manipular a la sociedad con mayor facilidad", explicó.

Masana calificó al ejército israelí de depredador de periodistas y leyó ern voz alta las declaraciones de algunas de las víctimas más recientes . "No quieren que la gente sepa lo que ocurre allí, por eso acribillan a todos los artistas que se cruzan en su camino", dijo poco antes de enumerar algunos casos reales de periodistas que han sido víctimas de la opresión de determinados regímenes autorirarios. "Es imposible contabilizar el número de personas que se encuentran en estos instantes privados de su libertad. Reciben amenazas diariamente y no pueden prescindir de sus escoltas".

Masana dedicó unas palabras a todos los escritores que se encuentran amenazados en España, en especial en el País Vasco, donde más de 41 periodistas están obligados a llevar guardaespaldas que velen por su seguridad. "Cambian de residencia cada cierto tiempo para que no los localizen. Deben cambiar de ruta por miedo a ser perseguidos. La cifra de periodistas asesinados ha aumentado en un año un 240 por ciento", denunció, en referencia a los 86 periodistas asesinados durante este año.

Al finalizar su intervención, que se alargó durante más de 20 minutos, la periodista cedió la palabra a la vocalista de la Federación de periodistas de España, quienes pidieron una diligente búsqueda de la verdad, bajo el principio de la verificación, de una correcta atribución de fuentes y el respeto a todas las personas e instituciones, en especial a los más débiles. "El objetivo es evitar, denunciar y perseguir las situaciones de precariedad laboral e inseguridad profesional, que atentan directamente contra la profesionalidad, la independencia, la calidad de la información y la opinión",detallaron.

FAPE manifestó también la necesidad de instar a los editores a "compartir esos principios, a ser explícitos en sus ideas editoriales y a estimular la independencia profesional para proporcionar a los ciudadanos las mayores garantías de credibilidad".

Durante todo el día, músicos, pintores y animadores demostraron públicamente su apuesta por la libertad, un término que llegó a nuestro país no hace muchos años y que ahora necesita un apoyo conjunto de toda la ciudadanía, en especial los jóvenes, quienes llevarán, en un futuro, las riendas de nuestra democracia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios