El Ayuntamiento de Níjar habilita 25 plazas en módulos prefabricados para acoger a los inmigrantes que viven en la calle

  • El convenio persigue eliminar los asentamientos de la comarca que no reúnen las mínimas condiciones de habitabilidad o cortijadas amenazan con el derrumbe debido al estado de ruina

Un convenio a tres bandas suscrito por el Ayuntamiento de Níjar, la asociación Almería Acoge y el Consorcio de Entidades Para la Acción Integral con Migrantes (Cepaim) permitirá habilitar un total de 25 plazas en módulos prefabricados para acoger de "urgencia" a las personas extranjeras que viven en la calle, asentamientos de la comarca que no reúnen las mínimas condiciones de habitabilidad o cortijadas amenazan con el derrumbe debido al estado de ruina.

Así lo avanzó el portavoz de la ONG Almería Acoge, Juan Miralles, quien detalló que la iniciativa, que pretende ser el primer paso en el camino de los inmigrantes que trabajan y residen en Níjar hacía el acceso a una "vivienda normalizada de alquiler", se enmarca dentro del citado acuerdo marco en el que todas las partes, según subrayó, han reconocido la "ausencia de alojamientos disponibles" y la necesidad, en tanto se buscan respuestas definitivas, de "buscar alternativas provisionales que eviten las persistencia de infraviviendas".

Los módulos prefabricados, de cinco plazas cada uno de ellos, serán sufragados a través de los fondos de emergencia del Cepaim y se ubicarán en un terreno propiedad de 'Almería Acoge' que se localiza en el paraje conocido como Balsa Seca, en la barriada de San Isidro, donde la asociación ya gestiona un albergue para temporeros de 16 plazas y un centro de día tiene como finalidad dar cobertura a las necesidades de aseo e higiene de la comunidad asentada en poblados chabolistas con capacidad para medio centenar de personas.

Miralles, quien resaltó la "inteligencia" de medidas de este tipo que deben marcar, a su juicio, la línea de actuación en la gestión de la migraciones, detalló que el Consistorio nijareño se responsabilizará de acondicionar y preparar el terreno para la ubicación de los módulos, así como de la dotación de los suministros de agua y electricidad, la gestión de los permisos y autorizaciones o la cobertura de los gastos que genere su funcionamiento.

La iniciativa completa, asimismo, la veintena de plazas de las que dispone Almería Acoge en dos viviendas de San Isidro, que se suman a las habilitadas en el albergue que para el presidente del colectivo es el paso "intermedio" hacía el alquiler de casas por parte de los inmigrantes que habitan en asentamientos de chabolas y que, tal y como reconoció, supera por número "en mucho" a la oferta alternativa de los diferentes colectivos sociales que operan en la comarca.

Al hilo de esto, Miralles, quien abogó por no facilitar la creación de concentraciones grandes que puedan derivar en "ghettos" y dificulten el "seguimiento para la formación y educación" de los beneficiarios del programa, se felicitó por la "receptividad y la coincidencia" en la línea de trabajo con inmigrantes hallada en el Ayuntamiento de Níjar (PP), que calificó de "muy positiva" y acorde con un problema "complejo" en el que todas las administraciones -ahondó- tienen muy "repartidas y definidas" sus competencias. 

REHABILITACIÓN

Un programa pionero acometido de manera conjunta por el Ayuntamiento de Níjar, Junta de Andalucía y Gobierno central ha permitido la rehabilitación en el bienio 2008-2009 de al menos 31 infraviviendas en diseminados de la comarca donde residen, bien en régimen de alquiler, bien bajo cesión de sus propietarios, inmigrantes que trabajan en la zona, con independencia de su situación administrativa en España.

El programa invertirá a lo largo de 2009 una partida de 336.000 euros en obras en un total de 28 cortijos donde sus inquilinos carecen de los servicios mínimos y cuenta con la colaboración de 'Almería Acoge', Cruz Roja y las Hermanas Mercedarias de la Caridad. Durante 2008, Ministerio de Trabajo y el Consistorio nijareño han invertido 50.000 euros en la rehabilitación de tres cortijos. 

Para participar en el programa sólo es necesario que el propietario del cortijo presente escritura de propiedad y adquiera tres compromisos: mantener la vivienda en alquiler durante un mínimo de cinco años, que no eleve la cuantía de la mensualidad por encima del IPC anual y que permita la entrada en la vivienda a la inspección municipal. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios