El Ayuntamiento prescinde de forma definitiva de los 'serenos'

  • Adjudica las tareas de vigilancia de las actividades culturales a una empresa privada por un periodo de dos años

El Ayuntamiento de Almería ha adjudicado los servicios de vigilancia y de seguridad privada de las instalaciones dependientes del área de Cultura, así como las tareas de vigilancia en las actividades organizadas por dicha Concejalía al Grupo Control Empresas de Seguridad SA. El nuevo contrato se ha concedido por un periodo de dos años y supondrá a las arcas municipales un desembolso por importe de 535.465,28 euros.

La adjudicación de este contrato significa que el Consistorio prescinde de forma definitiva del servicio que prestaba la Asociación de Parados Mayores de 40 años, cuyos miembros realizaban tareas de colaboración y apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y a los Servicios de Bomberos y Protección Civil.

Además, ejercían labores de control y supervisión de zonas verdes, parques y jardines de titularidad municipal, mobiliario, viales y equipamiento urbano, además de prestar apoyo en las actividades organizadas por el área de Cultura.

Cabe recordar que el servicio de los PM 40 fue implantado por el Ayuntamiento de Almería, a través de la Concejalía de Recursos Humanos, en diciembre de 2003. Fue una experiencia que Almería exportó por sus resultados a otras ciudades españolas, como Avilés, Gijón, Oviedo o Badajoz, entre otras.

Cuatro años después, y pese al éxito de esta experiencia de carácter social, el equipo de Gobierno local rescindió el contrato. El Ayuntamiento puso fin al servicio el 31 de diciembre 2007, lo que provocó la manifestación de los conocidos serenos.

Las quejas de los agentes sociales llevaron al Consistorio a explicar que el contrato se rescindía por problemas jurídicos y a comprometerse a estudiar la fórmula oportuna para volver a poner en marcha este servicio mediante una nueva adjudicación, aunque acotando su labor a tareas de vigilancia en las actividades de carácter cultural.

Sin embargo, después de 14 meses desde que se puso fin a la colaboración con el colectivo de desempleados mayores de 40 años, el Ayuntamiento ha decidido no volver a contratar a esta asociación y adjudicar el servicio de vigilancia a una empresa privada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios