Barrio Alto anuncia cortes en la Rambla contra Megino

  • Los vecinos están cansados de las gestiones urbanísticas del Ayuntamiento que han dejado la zona en un estado "ruinoso", según la asociación La Paciencia

Los residentes en Barrio Alto están ya cansados "del abandono municipal", según ha señalado el presidente de la asociación La Paciencia, Eduardo Escobar, que ha anunciado que serán los mismos vecinos quienes tengan que ponerse manos a la obra para solucionar "las plazas levantadas, las calles rotas, el asfalto bacheado y la presencia de roedores gigantes entre los escombros". Ya advirtieron hace dos meses que comenzarían tapiando una de las casas por cuyas ventanas, además de las ratas, salían las basuras. No obstante ahora esperan a ver si desde Urbanismo se hace caso de sus peticiones y solucionan el barrio.

En rosa, blanco y amarillo fluorescente, "para que se vean bien", los vecinos de Barrio Alto han preparado más de trescientos carteles en los que, con humor, tratan lo que ellos definen como "el problema interminable de esta zona abandonada por el Ayuntamiento en todos los sentidos".

El presidente de la asociación de vecinos La Paciencia ha anunciado que ya está cansado de "promesas por parte de Urbanismo que luego nunca se cumplen" y ha amenazado con tomar medidas de urgencia entre las que se encuentra "cortar la Rambla y organizar una cacerolada delante de la sede municipal de Urbanismo, para que Megino no pueda seguir haciendo oídos sordos". Ya son muchos años intentando que se les oiga. En 2006, organizaron una muestra con imágenes antiguas y modernas del barrio "para que vean que apenas ha cambiado y que las mismas casas abandonadas que había antes siguen allí ahora", manifestó Escobar. Una vez que concluyó la exposición, las imágenes se las presentaron al alcalde que les prometió soluciones pese a lo que, admitió el presidente, "ni hemos visto nada ni esperamos verlo" asegurando que "en este caso el fallo fue nuestro, por no pedirle las cosas por escrito". El abandono del barrio se hace extensible a casi todas las casas. La presencia de ratas es habitual y por consiguiente también la de gatos "que llegan para comérselas".

"No abro las ventanas por el olor que entra y hace unos años tuve que poner aire acondicionado de cara al verano", explicó Isabel una de las vecinas que considera, al igual que algunos de los miembros de la asociación que "el plan que urde Megino es que nos vayamos todos, por eso no hacen nada". El objetivo primordial de la asociación es la plaza Acequieros que, "curiosamente venía en el programa del PP para las elecciones como que ya se había arreglado y sólo han asfaltado un trocito". El presidente de la asociación ha anunciado que los carteles "son sólo el comienzo de una campaña intensiva que vamos a hacer". "Puede que el objetivo que persiga Urbanismo sea hacer un barrio nuevo en Barrio Alto, y por eso los vecinos molestamos". La implicación de los residentes es total, según aseguran los socios de la agrupación vecinal.

Ya han mandado proyectos de actividades al Ayuntamiento "pero no nos han contestado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios