Carcajadas a golpe de tacón en honor a la madre de la artista

  • Choni Pérez y Juanjo Macías protagonizan un espectáculo lleno de arte

Que a la niña se le olvida la flor de la cabeza, se va al escenario para intentar colocársela; que no conjunta el mantón con el traje, se busca el que más le vaya y se le intenta colocar de la forma que sea posible; y que hay que hacer tiempo porque su hija se ha desmayado, pues se canta y se taconea. El espectáculo La gloria de mi mare, protagonizado por Choni Pérez y Juanjo Macías, mezcló el flamenco y el humor para hacer un guiño a la figura de la típica madre de la artista.

Con la voz de Alicia Acuña y la guitarra de Raúl Cantizano se completa el elenco de artistas que arrojaron su arte en el escenario del Auditorio Municipal.

Sentados en una mesa, la cantaora y el guitarrista esperan para contratar los servicios de Estrellita, una joven bailaora que, siempre acompañada de una madre muy especial, demuestra un gran talento en el baile. Aparecen los dos protagonistas y las primeras onomatopeyas provocan las primeras risas del público.

Con el contrato ya firmado y unas peculiares condiciones impuestas por la madre, el humor y el flamenco no paró de sucederse durante todo el espectáculo.

Ya en el camerino, la madre de la artista suelta su retahíla de improperios hacia su hija: "De pequeña no tenías mucha gracia, menos mal que tu madre fregó escaleras para que estés tú aquí".

La voz de la cantaora retumbó en el Auditorio, mientras la bailaora ofreció una guajira, y Gloria gritaba: "¡Viva la madre que te parió!".

Un paraguas le sirvió a Choni Pérez para acompañar su baile de una manera elegante, con gracejo y con un estilo onírico.

Con una ramo de flores en la cabeza, la bailaora ofreció de manera simpática uno de los bailes que representó sobre la escena.

La mala relación entre la cantaora y la madre de la artista protagonizó algunos de los números del espectáculo.

Las intervenciones de Juanjo Macías se contaban con carcajadas aseguradas por parte de los asistentes que se entregaron totalmente al humor planteado por Choni Pérez en La Gloria de mi mare.

Un duelo de castañuelas resonó en el Auditorio. Todos los personajes mostraron su toque de humor en el escenario. El público, en pie.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios