Un gran Castella, un Juli voluntarioso y cuando quiso Morante

plaza de toros de ROQUETAS DE MAR Ganadería: Se lidiaron seis toros del hierro de Zalduendo TOREROS: Morante de la Puebla, de azul pavo y oro. Silencio y 2 orejas. Julián López 'El Juli', de verde esperanza y oro. 1 oreja y 1 oreja. Sebastián Castella, de grana y oro. Aplausos y 2 orejas. INCIDENCIAS: Lleno hasta la bandera en la segunda de abono de la Feria en honor a Santa Ana. El coso salinero cumplió ayer 13 años. Fue inaugurado un 19 de julio de 2002 con toros de Torrestrella lidiados por Finito de Córdoba, El Juli y Jesús de Almería

La Feria Taurina de Roquetas de Mar en honor a Santa Ana puso ayer el broche y final con otro cartel digno de una plaza de primera. Tres nuevas figuras del toreo hicieron que el coso de las Salinas presentase un lleno hasta la bandera.

Morante de la Puebla fue el primero en salir a escena. El diestro, de azul pavo y oro, lidió a 'Viborilla', un toro negro de 521 kilos de peso. El tercero en discordia del escalafón taurino de esta temporada no estuvo cómodo con su enemigo en ningún momento. Lo picó dos veces y apenas pudo lucirse con el capote. Al hacerse con la muleta, el maestro de La Puebla hizo lo intentó con varios derechazos buenos y una serie al natural con remate desdén. El matador no le sacó jugo a este primero de la tarde y cogió la espada para matarlo. A la primera logró una estocada atravesada, tendida y algo caída con la que no cayó el toro. Con el descabello, si logró que la res se echase. Hubo tímidos aplausos y algún que otro abucheo.

El segundo de la tarde fue para El Juli, que no estará presente en la Feria de Almería. El matador lidió a 'Terruño', un toro negro mulato de 535 kilos, el de más peso de la tarde. El diestro estuvo muy perseverante con su enemigo. El Juli hizo una buena serie con medias verónicas antes de picar al morlaco. En el quite de banderillas, el maestro se lució con unas chicuelinas. Ya con la muleta, el espada madrileño cuajó buenas series con su indudable torería. Comenzó la faena con estatuarios. A ello le siguió una serie con pases cambiados por la espalda. El Juli hizo una buena faena al natural rematada con un redondo y concluyó su faena con molinetes. La espada le privó de un triunfo mayor. Pinchó a la primera y a la segunda logró una estocada entera con la que cayó el toro, lo que le permitió un apéndice y petición del público de la segunda.

Sebastián Castella demostró por qué está siendo una de sus mejores temporadas y por qué copa los primeros puestos del escalafón taurino de este año. Dio muerte al tercero de la tarde de nombre 'Tasca' y 478 kilos. Estuvo elegante y fino con el capote con largas verónicas. Hizo una media larga desde el suelo con la que se llevó un susto al zarandearlo el toro. En el quite de banderillas deleitó al público con una faena por gaoneras. El diestro dedicó el toro al público roquetero. Con la muleta, empezó la faena con estatuarios a los que respondió el toro y con un redondo. El matador de Francia salió a por todas y levantó los vítores y aplausos de la tardenoche con su forma de entender el toreo. Al igual que al Juli, la espada le privó de los trofeos. Pinchó hasta en tres ocasiones hasta que a la cuarta logró una estocada caída, no obteniendo apéndices.

Tras el descanso, Morante lidió al cuarto de la tarde de nombre 'Transeúnte' y 521 kilos de peso. El sevillano se desquitó de su primer toro con unos buenos capotazos nada más salir su rival. El diestro se quitó las zapatillas para hacer frente a la res. Morante estuvo bien con la muleta, con buenos derechazos y una rematada al natural. Al coger la espada pinchó a la primera y a la segunda logró una estocada completa que le hizo obtener, inmerecidamente, dos orejas tras petición mayoritaria del público.

Un voluntarioso Juli hizo frente al quinto de la tardenoche de nombre 'Soberbio' y 515 kilos. El astado, algo falto de fuerzas, hizo que el diestro de madrid sacase de sí lo mejor. Estuvo muy bien con la muleta la ausencia más destacada de la feria de la capital. Logró cuajar buenas faenas con molinetes y pases por detrás. Nuevamente falló con la espada a la primera pero logró una gran estocada completa a la segunda que le hizo obtener una oreja.

El último, de nombre 'Ambicioso' y 532 kilos, fue lidiado por Castella. Comenzó muy metido en la faena con capote, con bonitas medias verónicas. Al coger la muleta, el diestro francés empezó la faena con estatuarios en el centro de la plaza, incitando al toro. A ello le siguió una serie de pases por detrás de la espalda. El diestro de Francia se lució con una serie por manoletinas antes de dar muerte al astado. Logró una media estocada en su primer intento y no falló con el descabello. El presidente le concedió una oreja y el público pidió la segunda, que finalmente le fue concedida, en una tarde de mano fácil con respecto a los trofeos. Finalmente, los tres por la Puerta Grande.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios