Cestas de hortalizas ecológicas, desde el correo electrónico a casa

  • Una empresa familiar de Las Norias en El Ejido transporta verdura a los domicilios a través de pedidos por ordenador · Ecoindalo intenta recuperar productos que están en el olvido como la mizuna y el tirabeque

Comentarios 1

Sobre la col lombarda recién crecida se posa un animal, el caracol, que hace ver que a esa hortaliza no se le ha tratado con productos químicos en el proceso de su cultivo. Esa es una de las imágenes que se puede ver cuando se visita las cerca dos hectáreas al aire libre que posee la empresa familiar de agricultores Ecoindalo, ubicada en Las Norias, El Ejido. Su esencia se encuentra en la preparación de cestas ecológicas que se pueden pedir, entre otras vías, por correo electrónico y con un precio competitivo en el mercado actual.

Alejandro Cantón, gerente de Ecoindalo, explica la filosofía básica de la empresa familiar: "Nuestra intención es acortar las distancias entre el productor y el consumidor final, evitando que exista tanta diferencia entre lo que percibe el agricultor por su trabajo y lo que paga el ama de casa por esos mismos productos en la tienda".

El gerente asegura que su intención no es otra que "ponerle cara a los tomates y a las lechugas porque los productos no salen del Carrefour sino de la tierra y lo trabajan personas".

Cantón recuerda cómo comenzó esta idea de acortar las distancias en las ventas: "Se nos ocurrió dar salida a ese trabajo, preparando cajas y sirviéndolas a domicilio. Al principio llevaba algunas connotaciones negativas porque los clientes pensaban que los productos ecológicos eran muy caros, pero la realidad demuestra que no lo son. Empezamos con lo de las hortalizas ecológicas hace tres años, por necesidad de supervivencia pura y dura. Los agricultores siempre nos quejamos del diferencial de precios, pero tenemos que establecer puentes con el consumidor y así no tengamos que darle al intermediario muchos kilos a bajo coste".

La pretensión de Ecoindalo es ofrecer "un trato personalizado con el cliente a través del correo electrónico o el teléfono, y también damos la posibilidad que nos visiten", dice el gerente, "tampoco queremos convertirnos en una megaempresa, donde los clientes son tratados como estadísticas de mercado", añade.

Sobre la oferta de cestas hay dos modalidades: estándar y personalizada, con diferente tamaño cada una. La primera contiene tres tipos, de 6, 9 y 12 kgs que van desde los 15 hasta los 25 euros, gastos de envío a parte; y la segunda se realiza a través de una selección previa del consumidor de los productos que mecesite. Las cajas estándar requieren menos tiempo de elaboración que las personalizadas, por eso es la opción más económica pero igualmente surtida, ya que se confeccionan con una gran variedad de los productos disponibles. "Metemos un poco de todo", señala Cantón.

Los gastos de envío varían dependiendo del lugar a donde se dirijan las cestas. "Llevamos a diferentes lugares de la provincia como El Ejido, Almería, Roquetas y la demanda de nuestros productos nos abrió las puertas a otros sitios como Granada, Madrid y otros muchos puntos de la península".

Pero la intención de Ecoindalo es cobrar lo mínimo en este aspecto: "Queremos que la gente se agrupe por zonas para que el transporte le salga más barato".

Cantón asegura que "si hacemos la comparativa con algunos supermercados, nuestras cajas pueden salir incluso más baratas".

Además de contar con productos ecológicos que se pueden pedir a través del correo electrónico, la empresa familiar siembra hortalizas para recuperarlas del olvido: "Normalmente se vende todo estandarizado. La naturaleza tiene muchísimas variedades. En la gran mayoría de los casos tenemos un abanico amplio. Hay cosas que probar como la mizuna o el tirabeque que están riquísimos. Vamos plantando poco a poco estas hortalizas para que las prueben nuestros clientes".

Ecoindalo tiene una amplia gama, pero algunos de los productos que venden los consiguen mediante intercambio con los agricultores ecológicos de otras zonas como Huelva, Almuñécar, entre otros.

Cantón arroja datos sobre la cantidad de hortalizas que se pueden vender anualmente: "Tranquilamente hacemos de 20 a 30 toneladas de producción propia. Sin contar las producciones de otros agricultores. Pretendemos mantener un precio constante, sin los altibajos del mercado".

Los clientes suelen pedir para consumo semanal, así "se suministra de 200 a 300 cestas ecológicas" porque el valor añadido que ofrece Ecoindalo "es la frescura de las hortalizas porque se cosecha hoy y al día siguiente está en el domicilio".

El gerente de Ecoindalo asegura que "los clientes son los que provocan que la empresa crezca. El boca a oreja funciona y es nuestro mayor aliado. Algunos jóvenes tienen poco hábito de comer verduras, pero contamos con vinos, huevos, miel y una amplia gama".

En Ecoindalo trabajan de 4 a 6 personas dependiendo de la época del año. "En las cerca de dos hectáreas plantamos acelgas, apios, alcachofas, zanahorias, brócoli, coliflor, berenjenas, guisantes, tomates, y un amplio surtido de otros muchos productos, ya que forma parte de nuestra filosofía, una gran variedad", afirma Cantón. El trabajo que realiza la empresa familiar pretende ser respetuoso con los procesos que debe seguir la tierra: "Nosotros realizamos una producción adecuada y sostenible. No producimos de forma intensiva ni con monocultivos. No hay utilización de pesticidas, ni abonos químicos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios