Cientos de vecinos disfrutan de las fiestas con fuego y pólvora

  • Se trata de la fiesta más antigua del municipio · Hoy, día del Patrón, se celebrará la Procesión del Carretillero y por la noche, la quema de decenas de miles de carretillas hasta que salga el sol

Comentarios 1

Cantoria disfruta estos días de una de sus fiestas más antiguas en honor a San Antón. Aunque no existen datos exactos sobre el origen de esta celebración, se cree que nacieron en torno al siglo XVI, coincidiendo con la expulsión de los moriscos.

Ayer domingo comenzaban los actos previos al día grande en honor al Patrón, con la celebración de "las pruebas". Un concurso en el que son los propios vecinos los que hacen de jurado, para elegir las mejores carretillas. Se ataron en el centro de la Plaza del Convento, y alrededor, al color de las lumbres, los vecinos puntuaron las mejores del calibre 18 y 20. El jurado popular eligió un año más las tres carretillas que en función de aspectos como la iluminación, la fuerza o el movimiento, se merecieron el reconocimiento de sus vecinos en esta edición. Y es que las diferentes peñas llevan semanas trabajando en sus carretillas; lo hacen en cortijos y cocheras, donde incluso fabrican la pólvora.

Anoche fueron cientos los vecinos que disfrutaron ya de la quema de las primeras carretillas; mayores y pequeños asistieron a las pruebas dispuestos a disfrutar del olor a pólvora, de la luz e incluso, de esa emoción que da saber que la carretilla se puede soltar en cualquier momento. Quizás para aquellos que acudimos desde fuera, es complicado entender la pasión que cantorianos y cantorianas muestran por la quema de las carretillas, "desaparece el miedo y algo en nuestro interior hace que nos lancemos a la calle dispuestos a sentir la adrenalina" explica David, integrante de la Peña de San Antón.

Es tradición y así lo hizo un año más el ayuntamiento, que la noche se acompañe con una gran parrillada de carne. "Esta es para nosotros una de las fiestas más importantes y por eso el ayuntamiento ha preparado más de cien kilos de carne para que esta noche todo el mundo quede satisfecho", explicaba la Concejal de Cultura de Cantoria, Carmen Gambeta.

Junto a la barra instalada en la calle y al calor de la lumbre, los vecinos disfrutaron anoche de una fiesta a lo grande. Es como siempre el preámbulo de un día intenso para la gran mayoría.

Hoy lunes, día de San Antón, se vivirá una de los momentos más esperados, con la Procesión del Carretillero a las cinco de la tarde. Vestidos de carretilleros, con una bufanda larga rodeada al cuello y el imprescindible talín, para guardar las carretillas, será el preámbulo de la noche del fuego, con la quema de carretillas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios