Costas bloquea la expropiación y frena la demolición del 'Algarrobico canario'

  • La ministra Espinosa paraliza el proceso de expropiación forzosa aprobado en febrero de 2007 por su antecesora Narbona y no moverá un dedo hasta que hable la justicia al igual que en el de Carboneras

Comentarios 1

El Ministerio de Medio Ambiente ha paralizado el expediente para la expropiación forzosa del hotel Papagayo Arena de Lanzarote, que ya se ha denominado como el Algarrobico canario, ordenado por el equipo de la ex ministra Cristina Narbona en febrero de 2007. El Gobierno ha decidido, al igual que con la mole de veintidós plantas levantada en la playa de Carboneras, escuchar la petición de la Abogacía del Estado que considera que expropiar el hotel que podría ser declarado ilegal supondría malgastar los fondos públicos.

La actitud del Ministerio de Medio Ambiente resulta a estas alturas más que evidente. Ahora que se cumplen tres años desde que el juez Jesús Rivera ordenó la paralización cautelar de las obras del Algarrobico, sentencia que ha sido ratificada por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), queda claro que desde el Gobierno se optará por esperar a que la justicia pronuncie su última palabra. Y es que ya lo dijo el presidente de la Junta, Manuel Chaves, el pasado 17 de febrero: "Si el justiprecio se puede abaratar como consecuencia de una resolución judicial, pues bienvenido sea el abaratamiento". Es decir, del derribo urgente e inmediato anunciado por la entonces ministra Cristina Narbona para el "símbolo de la destrucción del litoral" hemos pasado al tendremos que esperar a que se cierre el proceso judicial. Dos posturas enfrentadas y en medio una grave crisis económica que tiene mucho que ver con el cambio de postura del Ministerio de Medio Ambiente. Es más, el hotel Papagayo de Lanzarote no sólo vulnera las normas urbanísticas de la isla, sino que además tiene el agravante de que su construcción impide el acceso público al mar y el tránsito por la costa. Aún así, la Dirección General de Costas, según publicó ayer el periódico El País, no va a seguir con la expropiación que agilizaría los plazos del derribo.

En otros casos recientes, como en la playa de Ber de Pontedeume de A Coruña, sí que se ha ordenado la demolición del inmueble tras la expropiación forzosa por parte de la administración. Uno de los antecedentes más cercanos, el Bahía Tropical de Granada se resolvió por la vía judicial sin la negociación del Gobierno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios