Creación, destrucción y recuperación de la Tierra con arte circense

  • La compañía Kaleido representó el espectáculo 'Ecopolis, the show' con acrobacias, música en directo y danza

Los seres vivos comienzan su existencia. La naturaleza alza la voz. El hombre y la mujer dan sus primeros pasos, y la creación da paso a la destrucción. Ecópolis, the show, a cargo de la compañía Kaleido, se convirtió el viernes en una de las obras más didácticas, con más moraleja y más espectaculares del XXXIV Festival de Teatro de El Ejido.

El espectáculo comenzó con la creación de los seres vivos. Los artistas vestían como si de estos animales se tratara y trepaban a través de largas cuerdas blancas para demostrar sus acrobacias al público. La figura de Adán y Eva también apareció en escena con un baile onírico que intentó enamorar a los asistentes.

Una gran pantalla acompañaba con una serie de imágenes que ilustraban el momento de la representación que se quería simbolizar.

Los números circenses aéreos representaron gran parte de la primera parte del espectáculo. Las aves, en sentido figurado, volaban con piruetas que impresionó al público.

Después de la creación, llegó la destrucción. El paso del hombre no deja indiferente el estado del planeta y sus consecuencias son devastadoras. La contaminación, la fusión nuclear y el Prestige se representaron mediante bailes, acrobacias y música.

Uno de los momentos que más animó a los asistentes fue cuando los protagonistas llenaron el escenario de basura y la percusión dio ritmo a la noche. Con latas de pinturas, bidones y otros artilugios ofrecieron una auténtica fiesta con ese número.

La cantante, que era la protagonista de la noche y representaba las distintas etapas de la naturaleza, estuvo durante todo momento en el escenario y ofreció un repertorio en seis idiomas: español, guanche, latín, portugués, italiano y francés.

La destrucción mostraba una música más fuerte, más tenebrosa, las luces eran más oscuras, con el rojo como protagonista. El fuego se mostraba mediante una sábana gigante que cubría el escenario.

La recuperación del medio ambiente y la esperanza de obtener un mundo mejor también aparece en el espectáculo. Las energías, eólica y solar, se postulan como dos grandes impulsoras de mejorar la ecología.

En el momento de representar la energía eólica, tres artistas ofrecieron una serie de piruetas que simbolizaba la hélice que representan parte del paisaje español. Con unas placas plateadas y con trajes brillantes quisieron mostrar la importancia de la energía solar y sus beneficios. El público ejidense ovacionó a los artistas por el espectáculo y por jugársela en muchos de los números.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios