Denuncian a un pub de la capital por no dejar entrar a jóvenes con discapacidad

  • El grupo de chicos y chicas de la asociación Vive celebraba su noche de fin de curso cuando les negaron la entrada al pub Passion

  • La dirección del local insiste en que fue por llevar chanclas

El grupo de chicos y chicas de Vive en su cena de fin de curso momentos antes de dirigirse al Pub Passion. El grupo de chicos y chicas de Vive en su cena de fin de curso momentos antes de dirigirse al Pub Passion.

El grupo de chicos y chicas de Vive en su cena de fin de curso momentos antes de dirigirse al Pub Passion. / d.a.

Los chicos y chicas de la Asociación Espacio Vive celebraron el pasado viernes su cena de fin de curso. Una velada de la que todos disfrutaron a pesar del incidente que ha llevado a la dirección de este centro de personas con diversidad funcional, a denunciar al pub Passion por no dejar entrar a los chavales. La directora de Vive, Mari Carmen Amador, ha detallado a Diario de Almería que todo ocurrió después de la cena. "Decidimos ir a algún local cercano al restaurante en el que habíamos cenado para tomar un refresco". "Pensamos en ir al Soda pero elegimos la opción de Passion porque íbamos 35 chicos y chicas, cinco monitores, Y Juanma Yeste y yo, que somos los responsables del centro". "Cuando llegamos a la puerta de Passion el portero nos negó el acceso al local, porque decía que no se podía entrar con pantalón corto y con chanclas". "Insistimos pero no nos quería dejar entrar". Mari Carmen Amador ha aclarado que los chicos y las chicas que llevaban calzado de verano, éste no era de tipo playero en ningún caso, sino que eran sandalias de vestir como las que suele llevar cualquier joven, señoras o caballeros en ésta época del año para salir a cenar o a tomar algo.

"Aunque nos pareció indignante lo que estaba ocurriendo decidimos no fastidiar la noche de los chicos con discusiones y nos fuimos al final al Soda". Casualmente, la familia de uno de los usuarios de Vive decidió ir a Passion mientras esperaba para la recogida de su hijo. El padre de este chico también llevaba pantalón corto y sandalias, "y sin embargo el portero lo dejó pasar sin ningún problema. A él y a otros tantos clientes que vimos entrar también con calzado y ropa de verano". Ante este episodio impropio de la época en la que vivimos, Vive va a proceder en la mañana de hoy a denunciar lo ocurrido ante el servicio de Consumo de la Junta de Andalucía. Asimismo se interpondrá una denuncia a la fiscalía para que esta actúe de oficio. A esa denuncia de Vive se añade la de las familias de los más de 35 chavales que sufrieron la supuesta "discriminación" la noche del pasado viernes, además de la que va a interponer la Fundación Almeriense de Personas con Discapacidad. Todas ellas contra el pub Passion por negar la entrada al grupo de chavales con discapacidad. La directora de Vive ha incidido en que "podríamos dejar esto pasar por alto y no denunciar ni dar a conocer lo que ha pasado, pero es tal la lucha diaria por la integración de este colectivo, que no podemos tolerar este rechazo, y que existan personas con este tipo de prejuicios hacia un colectivo que quizá tenga un comportamiento ejemplar". Mari Carmen Amador ha señalado que "son chicos y chicas con los que hacemos salidas con bastante frecuencia". "Ellos se piden sus refrescos, bailan, hablan entre ellos...". "Nunca nos habíamos visto en una situación similar, y mira que hemos ido a pubs en el centro y en otras zonas de la provincia". El objetivo de la asociación, así como el de los padres y las madres y la fundación almeriense de personas con discapacidad en su denuncia hacia este establecimiento tiene como única finalidad que esto no vuelva a ocurrir porque se trata de una clara discriminación hacia un colectivo que es más que enriquecedor para la sociedad en general.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios