Detenida por agredir a un policía que la iba a multar al no coger la caca del perro

  • La mujer aseguró que no se fiaba del agente a pesar de que éste le enseñó la placa identificativa y pensó que la quería raptar

  • Ocurrió en el barrio de Los Molinos y el agente iba de paisano

Comentarios 1

Una vecina del barrio de Los Molinos de la capital ha acabado detenida en la Jefatura de la Policía Local después de agredir, insultar y acusar de intento de rapto a un agente de la Policía Local de paisano que le recriminó que no había recogido el excremento de su perro y le pidió la documentación para formalizar la correspondiente denuncia.

Según han confirmado a Diario de Almería fuentes del Ayuntamiento, los hechos ocurrieron el pasado martes día 7 de marzo cuando, sobre las 11:30 horas de la mañana, un agente de la Policía Local de la capital de servicio y en labores de vigilancia y de seguridad ciudadana de paisano observó a una mujer que abandonaba una zona ajardinada sin recoger las heces de su mascota. El agente se dirigió a la mujer para solicitarle la documentación mientras le enseñaba la placa que le identificaba como agente de la autoridad. Ésta le contestó que no la llevaba encima porque se la había dejado en su casa, al tiempo que se negó a darle los datos personales de viva voz porque no se fiaba de que verdaderamente fuera policía. Ante la situación, el agente procedió a enseñarle de nuevo la placa identificativa, al tiempo que requirió la presencia de una patrulla uniformada para dar credibilidad a la intervención.

La mujer, todavía incrédula, intentó abandonar el lugar y deshacerse del agente, quien optó por seguirla mientras esperaba la llegada de los compañeros y le informaba de la normativa. Le indicó que no podía abandonar el lugar y que con su actitud podía incurrir en una falta de desacato a la autoridad. Fue en este momento, cuando la mujer empezó a gritar y a pedir auxilio a los ciudadanos transitaban por la zona acusando al policía de querer raptarla. El agente la cogió de un brazo para intentar tranquilizarla y evitar ser agredido, aunque recibió varios puñetazos en la cara y patadas en los genitales.

La mujer acabó detenida por un delito de atentado a la autoridad y acusada de desacato. El agente además ha elevado una denuncia administrativa contra ella por no recoger el excremento de su perro, tal y como recoge la normativa municipal que establece que por este tipo de actos incívicos una sanción de 75 euros.

A la llegada de la patrulla de la Policía Local, los efectivos acompañaron a la detenida hasta su domicilio para que cogiera su documentación y dejara a su mascota, para después trasladarla hasta un centro de salud y a la Jefatura de la capital donde se le informó de sus derechos y se le tomó declaración por lo sucedido.

Cabe destacar que el Ayuntamiento de Almería decidió hace un mes incrementar la presencia de los agentes de Policía Local de paisano en las calles de la ciudad, especialmente por las noches y en las zonas de mayor aglomeración de personas. El objetivo es intentar erradicar las conductas incívicas, por lo que paulatinamente los efectivos de paisano se han ido incorporando también a los servicios del turno de mañana y de tarde, dados los positivos resultados obtenidos en los primeros días desde la puesta en marcha de la medida.

Además, el equipo de gobierno, en su afán de acabar con una de las quejas más insistentes de los vecinos, ha puesto en marcha campañas específicas para concienciar a los almerienses de la obligación que tienen de recoger de la vía pública los excrementos de sus mascotas. La última campaña concluyó a principios de este mismo año.

más noticias de ALMERIA Ir a la sección Almeria »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios