Detienen a tres personas con 800 metros de cable robado en El Ejido

  • A uno de los detenidos le pesaba una orden de alejamiento de su pareja, de 22 años, también inculpada en el delito de robo de cable de cobre en un invernadero

Sorprendidos por el volumen de carga que aparentaba un vehículo Chevrolet Kalos en El Ejido, dos agentes de la Guardia Civil dieron el alto a los tres ocupantes que iban sentados en la parte delantera. Cuando el coche estuvo parado, y tras identificar al conductor y pasajeros, los dos agentes comenzaron la inspección ocular de la zona trasera.

Allí solo encontraron una colcha y una vez que la levantaron se dieron cuenta de que bajo la misma había 800 metros de cable eléctrico que, por sus características, era similar a los que se emplean en los invernaderos. Además, los pasajeros llevaban todo tipo de herramientas para cortar el material como cizallas, alicates o sierras. Esta circunstancia hizo sospechar a los agentes que pidieron de inmediato a los ocupantes del coche que se identificaran y que presentaran algún tipo de factura o documento legal que acreditara la propiedad del cable. Pero los detenidos no presentaron papel alguno, por lo que fueron trasladados a dependencias oficiales de la Guardia Civil.

Esta actuación se enmarca en la rutina de controles e investigación que el instituto armado está llevando a cabo por la zona del Poniente almeriense para prevenir los robos en los invernaderos. En este caso en concreto, los agentes estaban patrullando por la barriada de San Agustín ubicada en el término municipal de El Ejido donde se desarrollaron los trámites pertinentes.

Una vez que llegaron al cuartel, los agentes comenzaron a cotejar los datos obtenidos con aquellos que ya tenían en la base informatizada, y pudieron darse cuenta de que a las tres personas detenidas ya les constaban delitos contra el patrimonio y que uno de ellos, Serafín V. L. ya tenía antecedentes por robo de cable de invernadero.

Pero no fue hasta primera hora de la tarde en la que sucedieron las detenciones cuando el dueño del invernadero en el que se produjeron las sustracciones no realizó la denuncia. El dueño del cable valoró la cantidad sustraída en 6.000 euros y la extensión del material en 800 metros. Una vez atendido, el propietario acompañó a los dos agentes al invernadero, para analizar la situación en la que se encontraba el mismo y para comprobar si el cable receptado se correspondía en modelo o número de serie con el denunciado. Tras confirmarlo, los tres implicados fueron detenidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios