Dieciocho municipios cerraron 2011 debiendo a los bancos más de 500 euros por vecino

  • La deuda aumentará este año por los créditos para proveedores · Entre los más endeudados están la capital, El Ejido y Roquetas, aunque también pueblos pequeños como Alhabia yTurrillas

Comentarios 9

Hasta 18 municipios de la provincia de Almería cerraron el año 2011 debiendo a bancos y cajas más de 500 euros por cada uno de los vecinos inscritos en su padrón, según los nuevos datos sobre la deuda viva de las corporaciones locales que el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas ha hecho públicos a través de su web. En su conjunto, la deuda de los consistorios sevillanos se redujo entre 2010 y 2011, en un 4,82%, hasta sumar algo más de 343 millones de euros, de los que la mayor parte, más de 204 millones corresponden a lo que deben los tres municipios más grandes en población de toda la provincia, esto es El Ejido (79 millones), Roquetas (45 millones) y la capital más de 80,5 millones, donde incluso se incrementó un 0,2% en el último ejercicio completo.

Pese a la tendencia a la baja en su conjunto, 14 ayuntamientos aumentaron su deuda bancaria durante 2011, un año electoral -en mayo hubo comicios locales y en noviembre generales- y en el que algunos municipios siguieron acudiendo al crédito para pagar las nóminas o para hacer frente a otros gastos corrientes o deudas, antes de que las medidas contra el déficit público comenzaran a poner férreos límites en ese sentido.

En el ranking de deuda bancaria por habitante, el Ayuntamiento de Alhama de Almería se sitúa a la cabeza, con 2.498 euros por cada uno de sus vecinos (casi 1,7 millones de euros, pese a la reducción del 51% con respecto al año 2011); le sigue Turrillas, con 1.115 euros por habitante aunque su deuda en términos absolutos, apenas llega a los 260.000 euros en total. Tras ellos se sitúa la tercera localidad en población de toda la provincia, El Ejido (942 euros por habitante) que arrastra un plan de saneamiento derivado de la gestión realizada por los anteriores gestores del Consistorio municipal y la capital de la piedra natural Macael donde cada uno de sus habitantes debe al municipio un total de 866 euros. Con más de 813 euros por habitante están Bacares y superan con holgura los 700 pueblos de menor importancia en el peso poblaciones, como son Almócita, Vélez Rubio o Turre, aunque también los hay importantes como es el caso de Carboneras, Cuevas del Almanzora o La Mojonera. Vícar se queda también por encima de la frontera de 600 euros por cada uno de sus habitantes.

En el lado opuesto se sitúan hasta 19 consistorios que durante 2011 lograron sortear la crisis y la caída de ingresos sin acudir a los créditos. Fue el caso de Alcudia de Monteagud, Armuña del Almanzora, Benitagla. Benizalón, Castro de Filabres, Cóbdar, Felix, Instinción, Laujar de Andarax, Nacimiento (que redujo su deuda de poco más de 7.000 euros hasta dejarla a cero), Ragol, Rioja, Santa Cruz de Marchena, Santa Fe de Mondújar, Tahal, Urrácal, Velefique o el más importante en número de habitantes de todos ellos, la localidad de Viator, en plena área metropolitana de la capital almeriense y donde sus más de 5.000 habitantes han logrado cerrar los dos últimos ejercicios con sus deudas a cero y las facturas al día.

La localidad de Rioja fue uno de los tres casos entre el centenar de pueblos almerienses donde saldó completamente su deuda que ascendía a los 35.000 euros hasta quedarse sin deber nada a nadie; los otros dos casos fueron los de Armuña y el ya comentado de Nacimiento, que conforman el podio de los Consistorios más cumplidores.

En el otro lado de la balanza se encuentran los casos de Tabernas y Paterna. Estos dos pueblos se encontraban hace un año en el exclusivo club de aquellos que no tenían deudas contraídas. Las cifras recogidas en el balance de deuda viva presentadas en el Ministerio de Hacienda, indican que ambos han contraído respectivamente 272.000 y 95.000 en efectos impagados, lo que supondrá a cada uno de sus residentes una aportación de 75 y 216 euros cada uno.

Pese al valor indicativo que tienen estos datos, no son del todo determinantes de la solvencia de un Ayuntamiento. Además, en muchos casos, esas deudas bancarias aumentarán de forma importante a lo largo de 2012, cuando la aplicación del real decreto 4/2012 que regula el proceso excepcional de pago a proveedores vaya convirtiendo en deudas bancarias todo el pendiente de pago que los ayuntamientos tenían hasta ahora con empresas y autónomos por bienes y servicios suministrados o por obras realizadas. Será entonces cuando esos consistorios deberán acogerse a las fórmulas de pago recogidas por el Ejecutivo para poder sacar de los cajones las facturas impagadas y que deberán ser computadas como una deuda más de las que tienen que hacer frente en el próximo ejercicio. Quedará también por saber en qué medida se han acogido a las medidas de ajuste propuestas en el Plan de Austeridad que se encaminan hacia el logro del déficit cero; de momento, sólo 19 de 102 lo han hecho.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios