Echan mano de una financiera para pagar la deuda de la basura

  • Si el Ayuntamiento se retrasa más de dos meses en entregar el pago anual, la entidad podrá reclamar todo el finiquito. La deuda asciende a 33 millones. PSOE e IU votan en contra

El Ayuntamiento de Almería ha tenido que recurrir a una entidad financiera para poder saldar la millonaria deuda que, desde el año 1986, el Consistorio ha ido contrayendo con la empresa concesionaria del servicio de limpieza y recogida de basura, Urbaser (antes Onix-Itusa y años después Tecmed). El equipo de Gobierno quiere finiquitar sus números rojos, que suman un importe total superior a los 33 millones de euros, a golpe de convenio.

Lo firmará el alcalde de Almería, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, en los próximos días, después de que PP y Gial aprobaran ayer en Pleno la formalización del citado convenio que no cuenta con el visto bueno de los partidos de la oposición. Tanto PSOE como IU votaron en contra, después de solicitar la retirada del punto para buscar y pactar otra solución.

Una de las múltiples pegas argumentadas por el PSOE es la última de las cláusulas de dicho acuerdo. Permite a Urbaser ceder su deuda a una entidad financiera, que abonará a la empresa los 33.300.000 euros y se encargará de que el Ayuntamiento cumpla con un calendario de pagos, ya fijado hasta 2015. El concejal de Hacienda, Pablo Venzal, consideró que ésta es la mejor solución a la sentencia que, en 2006, ya obligaba al Ayuntamiento "a pagar de una sola vez 25 millones de euros. ¿Cómo lo hacíamos? La única fórmula era la de negociar el pago a ocho años", planteó.

Según denunció el viceportavoz socialista Juan Carlos Pérez Navas, hay otra polémica cláusula en la que queda recogido el caso de que el equipo de Gobierno se demore en sus transferencias anuales. Si el retraso es superior a dos meses, la entidad financiera tiene la potestad de exigir el pago de la deuda en su totalidad.

Venzal quiso subrayar en su respuesta que la operación financiera le permite al Ayuntamiento pagos cómodos a ocho años sin intereses y ahorrando a las arcas municipales once millones de euros. El edil del PP garantizó, además, que "no habrá subida de tasas, sólo aplicaremos el IPC" a los recibos, dando contestación así también a otro de los inconvenientes planteados por la oposición, que estima que el equipo de Gobierno está "hipotecando" a dos Corporaciones con incremento del gasto corriente lo que, a su juicio, obligará a incrementar los ingresos mediante la subida de la tasa.

Tanto Pérez Navas como el portavoz de IU, Diego Cervantes, hicieron hincapié, además, en la conclusión del contrato con Urbaser, que vence en el año 2013, cuando aún el Ayuntamiento no habrá pagado la totalidad de los 33 millones. Los 14.200.000 euros que entonces quedarán todavía pendienes suponen para la oposición un arma de presión por parte de Urbaser para renovar contrato. "Hay que pagar, sí, pero las concesiones nos tendrán cogidos a todos por los bajos", dijo claro Cervantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios