Emoción y velocidades de vértigo en las carreras de miniaturas

  • Radio Control Almariya celebró ayer el Primer Torneo de Primavera en el circuito de Santa Fe de Mondújar · Los coches superan los 70 Kilómetros por hora

Comienzan las carreras. Un total de 31 coches de radio control saltaron a la pista del circuito de Santa Fé de Mondújar, para dar el pistoletazo de salida al I Torneo de Primavera organizado por la asociación de Radio Control Almariya; una competición que se celebró ayer a las diez de la mañana.

Los pilotos acudieron acompañados de sus mecánicos. Repartidos en grupos de diez con dos tandas de ocho y dos de nueve competidores, los participantes arrancaron sus coches para iniciar la vuelta de clasificación. "Cada grupo corre cinco minutos y de ahí se obtiene la clasificación general. Los catorce primeros pasan a semifinales. Siete a la semifinal A y otros siete a la B. El resto correrán en los cuatros de final, donde se aplica la misma fórmula. Los tres primeros de las dos tandas de cuartos pasan a la semifinal y los cinco mejores de ésta última pasan a la final. En esta última suelen correr alrededor de 12 coches", explica Francisco José Cuadra, presidente de la asociación.

Los tiempos están controlados por un aparato llamado Transformer, colocado en el interior del coche. "Está conectado con el ordenador de la mesa de salida. Es un aparato que cuesta alrededor de 3.000 euros. El nuestro es de alquiler y nos ha costado 300", dice.

Al igual que sucede en la Fórmula 1, los coches deben hacer paradas en boxes, ya que corren el peligro de quedarse sin gasolina cada cinco o seis minutos de carrera. "Todos los coches son de la misma cilindrada (350 cc). Suelen alcanzar una velocidad de 70 kilómetros por hora en tierra y 90 en asfalto. Hay coches con dos velocidades. Hay mecánicos que prefieren retocarlos, pero se arriesgan a gripar el motor. Las paradas en boxes son buenas para cambiar las ruedas, echar gasolina o arreglar alguna avería que se pueda producir durante la jornada.

Los minibólidos están propulsados por una clase de gasolina que contiene nitrometano metanol y aceite. "Existen tres escalas de gasolina. La 1/10, que son los coches más pequeños; la 1/8 son los más aconsejables y los 1/5 que llevan gasolina Súper", admite el vicepresidente, Manuel Ángel Picón.

Como en todas las competiciones de motor existen las penalizaciones. "Si el piloto hace algún adelantamiento indebido, repuesta fuera de la zona de boxes o hace algún atajo se dicta un Stop and Go, eso quiere decir que debe levantar el coche durante diez segundos para no ser descalificado", explica Picón. Los socios pagan quince euros y, los que no lo son, veinte por inscripción. "El circuito lo hemos hecho nosotros mismos. Los gastos han corrido de nuestra cuenta. Pretendemos que el Ayuntamiento nos de un espacio vallado donde podamos celebrar futuras competiciones", explica.

Cada vez hay más afición por este tipo de carreras. De hecho, algunos de los pilotos que estaban presentes participan todos los años tanto en el Campeonato de Andalucía como en el nacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios