De la España radial a la circular pasando por la 'isla de Almería'

  • Los empresarios de la cornisa mediterránea vuelven a exhibir ante el Gobierno su capacidad de reivindicación

  • Casi un millar de asistentes que fijan una nueva fecha: el 3 de octubre en Madrid

Casi un millar de empresarios del arco mediterráneo acudieron ayer en avión, barco o coche al desierto del ferrocarril, la isla de Almería, la que no tiene comunicación por tren con el levante español y sólo dispone de conexiones de más de seis horas con Madrid y Sevilla, a la capital andaluza con incómodo transbordo en autobús. De hecho, la tercera parada del road show del Corredor Mediterráneo obligó a más de un empresario a rascarse el bolsillo y gastarse en un chárter desde Valencia más de 400 euros. Comprobaron los asistentes que habían llegado desde Cataluña, comunidad Valenciana y Región de Murcia que sus problemas en comunicaciones ferroviarias, los del tercer carril y cuello de botella, quedan en nimiedad cuando toca hacer escala en "la provincia peor tratada por el ferrocarril", como el ingeniero y secretario general de Ferrmed, Francisco García Calvo, reconoce en el documental sobre el recorrido del Corredor que ayer se proyectó. "El caso de Almería es flagrante", esgrimía en su charla Ignacio Osborne, presidente del Instituto de la Empresa Familiar. "No se pueden tardar once horas para venir en tren desde Valencia", lamentaba Juan Roig, presidente de Mercadona, para plantear en esta línea que "Almería pertenece a España y todos los españoles debemos defender el Corredor". "Lo de Almería es un desastre", fue la descripción de Diego Lorente, secretario general de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), entidad precursora de la iniciativa en defensa del gran eje ferroviario que atraviesa cuatro comunidades que representan el 45% del PIB del país y el 51% de las exportaciones.

Después de los encuentros de Tarragona en febrero, en el que participaron más de 300 personas, y el de Murcia en marzo con medio millar de asistentes, el de ayer en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Aguadulce se acercó al millar de empresarios en auxilio de un proyecto vertebrador que se concibió en 1990 y que hoy sigue siendo una infraestructura tanto incompleta como irregular. "Es el gran proyecto del siglo XXI y los catalanes, valencianos, murcianos y andaluces tenemos que defender todos y cada uno de los kilómetros del corredor porque en el trazado completo está la competitividad y el beneficio para el conjunto del país", explicó Vicente Boluda, uno de los padres del movimiento por el eje ferroviario y presidente de la asociación AVE. "Somos el altavoz de una reivindicación racional y justa desde el punto de vista social y económico", añadió. Defendió en su discurso de apertura de la jornada la necesidad de plantear la batalla por el Corredor como un asunto desterritorializado con el que salvar, como dice el refrán, el divide y vencerás."Hemos logrado que nuestras demandas no estén cayendo en saco roto, el Corredor está permanentemente en agenda política como se ha visto ahora con los Presupuestos del Estado y los encuentros empresariales están calando entre los ciudadanos que están haciendo suyas y apoyando nuestras demandas", esgrimió el accionista mayoritario de Boluda Corporación Marítima. Y no van a parar, según reiteró, hasta que el Gobierno sea consciente de que no es una "reclamación caprichosa y arbitraria" y asuma con hechos y no sólo anuncios la necesidad de "completar una España radial con otra circular que hará a nuestras empresas más competitivas".

El road show por las provincias bañadas por el Mediterráneo, en la previa del chequeo semestral del estado de la infraestructura que hará el Ministerio de Fomento en junio, dará el salto a Madrid el próximo 3 de octubre. Una nueva cita a la que fueron emplazados el casi millar de empresarios que se dieron cita ayer en Aguadulce. En el Palacio de Congresos, que ayer compartieron con los asistentes a la Infoagro 2017, casualidades del destino por la importancia del eje ferroviario para las exportaciones agroalimentarias, compartieron argumentos y tesis en defensa del Corredor Mediterráneo líderes empresariales de la talla de Juan Roig (Mercadona), José García Carrión (Grupo Carrión), Javier Godó conde de Godó, Francisco Martínez-Cosentino Justo (Grupo Cosentino), Eduardo Baamonde (Cajamar), Enrique Lucas (Grupo Ediciones Plaza), Tomás Fuertes (El Pozo), Artur Carulla (Agrolimen), incluyendo a los máximos accionistas de Levante y Villarreal, Quico Catalán y Fernando Roig (Pamesa), así como a una decena de representantes de la patronal y cámaras de las cuatro regiones, entre los que estaban José Manuel González de Lara, Antonio Ponce, José Mª Albarracín, Pedro García y Francisco Gómez Andreu.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios