Experiencia y técnica, las claves de la petanca

  • Los ejidenses pueden participar en la Primera Liga Municipal para Mayores

"La petanca es mi placer. En este juego me inicio cumpliendo con mi deber que ese es el mejor vicio que el hombre puede tener". Con este verso improvisado José López rendía para Diario de Almería un pequeño homenaje a su gran pasión, el Trovo. Es trovero desde que tenía 27 años y ahora, a sus 65 años de edad, también se ha aficionado a jugar a la petanca. Este juego consiste en colocar el mayor número de bolas cerca de un boliche y cuenta con la ventaja de que puede practicarse casi en cualquier superficie de arena. Aunque se trata de un deporte que se juega por diversión, también existen diversas competiciones oficiales. La petanca viene siendo practicada desde el siglo VI antes de Cristo por los griegos que jugaban por entonces con cantos. Con el paso del tiempo y desde hace muchos años, la popularidad adquirida por este deporte llevó a sus aficionados a agruparse en diferentes organizaciones. Es un deporte con adeptos en varios países europeos, y si existe una zona donde de verdad esté arraigado es en la Comarca de Poniente, sobre todo en El Ejido. De hecho el municipio cuenta con una amplia red de pistas de petanca distribuidas por todos los núcleos de población, sin embargo la creciente práctica de este deporte entre los mayores ha llevado al Gobierno municipal a aumentar la dotación de este tipo de infraestructuras. Por ello, en breve zonas como Ejido Norte y Santo Domingo dispondrán de nuevas pistas.

Siempre se ha considerado un deporte practicado por hombres, señores ya mayores, pero lejos de ser así, también tiene mucho auge entre féminas y jóvenes. "Sobre todo en Madrid. Allí hay muchos clubes federados y en el de Alcalá de Henares, por ejemplo, que es el más grande, cuenta con 500 miembros. Entre ellos, chavales desde los 8 a los 25 años", explicaba Luis Herraiz, madrileño de nacimiento y ejidense de adopción desde hace años. Se ha caracterizado siempre por ser un juego bastante tranquilo y así es. "Para mi lo importante es venir y participar. Porque es una convivencia en la que nos divertimos. Si uno gana, pues bien, pero si pierde, no pasa nada. Hay que saber perder. Lo importante es disfrutar", aseguraba José Villegas, veterano jugador ejidense de petanca. Aparentemente se trata de un juego bastante fácil y que no precisa de unas cualidades físicas específicas para practicarlo, aunque lo cierto es que el jugador debe tener cierta habilidad para adoptar una técnica o estrategia en cada lanzamiento. Tiene que saber en qué momento debe utilizar una u otra táctica, y entre otras cosas ha de tener concentración, paciencia y resistencia muscular.

Las bolas, que suelen pesar entre 600 y 800 gramos, son de acero colado, es decir, que son huecas por dentro, y tienen un diámetro de 7 a 8 centímetros. Cada una de ellas lleva un dibujo que las hace diferente de las demás.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios