Expertos aconsejan hábitos de vida saludables por el aumento de infartos

  • Torrecárdenas realiza en 2008 más de 4.000 tratamientos a pacientes que los han padecido

El incremento de los infartos de miocardio ha alertado a los expecialistas que coinciden en que la mejor forma de reducir el número de casos es mediante la prevención.

El jefe del servicio de Cardiología del Complejo Hospitalario Torrecárdenas, Manuel Gómez Recio, ha explicado que "el riesgo de padecer un infarto de miocardio puede evitarse siguiendo algunas pautas de vida saludable como no fumar, llevar una dieta equilibrada, rica en frutas, verduras, legumbres y cereales, realizar ejercicio físico y reducir las bebidas alcohólicas". El Complejo Hospitalario Torrecárdenas ha llevado a cabo durante el pasado año 2008 más de 4.000 tratamientos a pacientes que habían sufrido un infarto de miocardio.

Las actuaciones terapéuticas practicadas varían en función de la gravedad de cada caso, y abarcan desde la prescripción de oxigenoterapia hasta la realización de intervenciones quirúrgicas para corregir la circulación en las arterias coronarias. Torrecárdenas atiende cada año a más de 350 pacientes que han sufrido un infarto de miocardio. De ellos, unos 150 son derivados al complejo hospitalario desde los hospitales comarcales, tras ser tratados allí inicialmente.

Para tratar a estos pacientes, los profesionales del servicio de Cardiología de Torrecárdenas realizaron el pasado año 1.410 caterismos cardiacos, 689 angioplastias, 87 fibrionolisis, 1.637 ergometrías convencionales o pruebas de esfuerzo y 398 ergometrías con isótopos o Spect cardiacos. Asimismo, indicaron 75 revascularizaciones coronarias o by-pass.

El infarto de miocardio se produce cuando se obstruye completamente una arteria coronaria, suprimiendo el aporte de sangre al músculo cardiaco. La falta de oxígeno provoca la muerte de ese músculo, que no se regenera.

Esta patología se manifiesta con dolor torácico, quemazón o presión en la zona precordial, sensación de agotamiento, cansancio, dificultad para respirar, mareos, náuseas, sudoración y dolor en brazos y cuello.

El infarto de miocardio se manifiesta con dolores, quemazón o presión en la zona precordial, sensación de agotamiento, cansancio, dificultad para respirar, mareos, nauseas, sudoración y dolor en los brazos y garganta o maxilar inferior. Estos dolores no ceden aun haciendo reposo.

El doctor Gómez ha señalado que "es muy importante, cuando se sospecha que puede estar produciéndose un infarto, pedir ayuda y buscar atención médica".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios