Explota una bombona y causa graves destrozos en 12 viviendas

  • La onda expansiva no causó daños personales, aunque dos personas tuvieron que ser atendidas por crisis de ansiedad · El siniestro dejó reducida a escombros el duplex donde se produjo la deflagración

Un escape de gas en el conducto del calentador de agua pudo ser la causa más probable de la fuerte explosión que se produjo a las ocho y cuarto de la mañana de ayer en un dúplex que tiene fachadas tanto en la calle Reino de Almería como en la calle Islam del barrio roquetero de Aguadulce, de La Gloria. En la casa viven un matrimonio y sus dos hijos, quienes no resultaron heridos, si bien un vecino de edad avanzada tuvo que ser trasladado en una ambulancia debido a una crisis de ansiedad.

La explosión destrozó la pared de la vivienda que da a un patio en el que la familia tenía una pequeña cocina con una bombona de butano, que inicialmente se barajó como la causa de la detonación.

Pudo ser muchísimo peor y haberse convertido en un desastre. Pero la suerte se alió con la familia y los vecinos de Soledad Blanco, que es funcionaria del Ayuntamiento de Roquetas de Mar. Según indicó "a los pocos minutos de haberme incorporado a mi puesto de trabajo, me avisaron por teléfono del grave incidente que acababa de suceder en mi casa". La onda expansiva se cebó también en las residencias de los vecinos, hasta donde llegaron fragmentos de los destrozos provocados en la vivienda donde se produjo el siniestro. Todo eran escombros.

"Estaba nerviosa cuando me han avisado, pero ya al llegar y ver que mis hijos y mi marido estaban bien todo fue mejor", afirmó Blanco. Los destrozos de la casa ya se arreglarán. "Los técnicos han dicho que posiblemente ha sido un escape de gas y que al accionarse el grifo del agua caliente se ha producido la explosión, recordó la vecina, presa de los nervios, para quien lo más importante era que "mi marido y mis hijos pudieran estar dentro".

No habían notado nunca ningún olor a gas ni tampoco "se puede dejar el gas abierto porque el calentador es de los que siempre están activados y sólo se enciende cuando se abre el grifo de agua caliente", explicó Blanco.

Tras los primeros momentos de tensión aseguró, más relajada, que "la familia está bien, los vecinos también, aunque también se han visto muy afectadas sus casas, pero eso es lo principal. Lo demás ya se irá arreglando poco a poco", decía Soledad una vez que su casa fue inspeccionada por los técnicos municipales.

Junto a ella se encontraba ya el alcalde de Roquetas, Gabriel Amat. La cercanía de la residencia de sus familiares evitará que tengan que ser realojados en otras dependencias.

"Afortunadamente los niños se han podido ir al colegio pero mi marido se ha tenido que quedar. Hemos llamado al centro escolar para que atendieran a mis hijos por si acaso estaban nerviosos o tenían algún problema. Pero intentaremos seguir con la mayor normalidad posible".

En el interior había desaparecido totalmente la pared de la vivienda que da acceso al patio, que después del siniestro quedó como un solar lleno de escombros. La zona parecía la de un bombardeo. Ofrecía una imagen espectacular, con media docena de casas afectadas, algunas con la fachada exterior levantada y el interior con graves daños, especialmente entre los cristales.

Los técnicos municipales afirmaron que la estructura del duplex no estaba afectada, pero había muchos daños, si bien todavía no se ha hecho una valoración. Lo más afectado, además del exterior, fueron los dos dormitorios de la parte superior, la cocina, el cuarto de estar y el salón .

El alcalde se puso a disposición de los afectados para que el Ayuntamiento ayudara en todo lo que estuviera a su alcance. Inicialmente se comprobó el estado de la casa donde se produjo la explosión para ver si estaba en condiciones de habitabilidad, "y en caso contrario pondremos a disposición de las personas que lo requieran un hotel, un apartamento o lo que haga falta", expresó el presidente de la corporación local, a la vez que añadió que "la gran suerte es que no ha habido ningún daño a ninguna persona. Creo que eso es por lo que debemos de sentirnos satisfechos, porque una explosión de esta envergadura podía haber hecho mucho daño viviendo gente en la casa y alrededores".

Tras el informe de los bomberos, de los servicios técnicos y de las compañías de seguros, se llegará a una causa definitiva sobre el origen de la explosión.

En cuanto a los daños existentes en el interior de las casas de los vecinos más cercanos, el alcalde reiteró la ayuda municipal para realojar a alguien en caso necesario, si bien parecía inicialmente que tal medida no iba a ser necesaria. Hasta las viviendas de enfrente, al otro lado de la calle, llegó el impacto de la violentísima explosión, que destrozó varios muros, tanto de la vivienda donde se produjo el siniestro como de otras colindantes situadas a decenas de metros de distancia.

Los vecinos sintieron la explosión como una bomba aunque también hubo quien pensó en el barrio que se trataba de las primeras tracas de las fiestas de la cercana barriada roquetera de El Parador que acaban de comenzar. El sentimiento reinante entre todos los que vivieron y sintieron esta detonación fue unánime: habían vuelto a nacer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios