Fernando Argenta y la Banda de Níjar divierten a los niños

  • Los niños fueron los auténticos protagonistas de una velada que se celebró el pasado domingo en el municipio de Níjar

Fernando Argenta y la Banda de Música de la Asociación Cultural de Níjar, ofrecieron el pasado domingo un espectáculo lleno de humor y de música, donde los niños fueron los protagonistas indiscutibles.

Las dos sesiones se celebraron a las 10:00 horas y a las 12:00 horas registraron un lleno absoluto con un público formado por familias enteras que acudieron con la intención de pasar un rato inolvidable y divertido.

Fernando Argenta saltó al escenario mostrando un magnífico estado de forma. Fue capaz de envolver tanto a la Banda como a los asistentes en un torbellino plagado de humor y de fundamento musical; la combinación perfecta para convencer de que la música clásica es tan divertida o más de lo que puede ser el Chiki-chiki.

"El objetivo fundamental de estos conciertos es introducir a los más pequeños en el gusto por la música clásica", comentó Argenta a la salida de la actuación. Posteriormente señaló que "quitarles de la cabeza la idea de que la música clásica es un rollo".

Para Argenta "trabajar con niños es excitante porque, por un lado, no tienen la pátina de cinismo que infunde la educación y, si no les gusta y se aburren, no tienen el más mínimo miramiento para ponerse a jugar y olvidarse del escenario. Por esa misma razón, cuando están a gusto, son un público agradecidísimo", señaló.

También quiso dejar bien claro que disfruta muchísimo haciendo estos conciertos en familia, "porque lo que los niños no han captado si lo captan sus padres o abuelos" dijo mi nutos antes

Argenta reconoció que la música es disfrute y es lo que trata de contagiar. "Hay que esforzarse en el espectáculo pero, cuando tienes una excelente banda de música, como la de Níjar, y un público entregado, el esfuerzo es mínimo".

Para terminar dejó un mensaje a todos los ciudadanos de Níjar. "Los nijareños debéis estar orgullosos de vuestra Banda, es extraordinaria. La energía con la que han interpretado la Guerra de las Galaxias o la sensibilidad del Minueto, facilitan muchísimo mi trabajo. Ha sido una sorpresa muy agradable".

La participación infantil comenzó desde el primer momento. Unos fueron disfrazados de guardias y otros de época para acompañar sendas piezas musicales. Las continuas bromas con el público y con los músicos hicieron de sendos conciertos una verdadera fiesta musical que dejaron a todos con una sonrisa en los labios y ganas de repetir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios