El Gobierno hará las obras en el Puerto de Carboneras pero no sabe si enviará agua

  • La aprobación de un Real Decreto para abastecer a Barcelona y su área metropolitana de agua del Ebro mantiene paralizada una actuación en la provincia que finalmente se hará para la mejora del Puerto

Las obras de emergencia en el Puerto y la planta desalinizadora de Carboneras para enviar agua a Cataluña seguirán adelante, pero el Ministerio de Medio Ambiente aún no sabe si el envío de recursos finalmente tendrá lugar en mayo como estaba previsto. De hecho, la actuación que fue aprobada por el Consejo de Ministros, con una inversión de más de 12 millones de euros, ya se tendría que haber iniciado, pero ni Acuamed, ni el Ministerio de Medio Ambiente ni la dirección de la desaladora de Carboneras tienen constancia de la fecha en la que Ferrovial, que es la empresa adjudicataria, va a comenzar a construir la conducción terrestre de la balsa de la planta al dique del recinto portuario y su conexión submarina a un campo de boyas en el que cargarían el agua los tanques-cisterna.

El diputado nacional del PSOE Juan Callejón explicó ayer que el decreto que se aprobó aún sigue en vigor y no ha sido derogado y asegura que las obras anunciadas se harán aunque finalmente deje de ser necesario el envío por el trasvase del Ebro a Barcelona y su área metropolitana. "Las obras se pueden aprovechar para dotar al Puerto de Carboneras con una nueva infraestructura que para su uso futuro", añadió.

El diputado nacional del PSOE de Almería, Juan Callejón, afirmó ayer que "el Gobierno de España, en colaboración con la Junta de Andalucía y con el acuerdo de usuarios y ayuntamientos, ya ha puesto en marcha todas las obras necesarias para garantizar que en Almería el agua deje de ser un problema". Callejón ha querido trasladar a los almerienses "un mensaje de tranquilidad" porque en la provincia la situación de los recursos hídricos está controlada, consensuada y regulada con los usuarios y "no hay motivo para ningún tipo de inquietud".

El diputado socialista lamentó "la situación de alarma que está intentando despertar el PP en Almería", a cuyos representantes ha acusado de "actuar de forma oportunista ante la grave crisis de agua que están sufriendo los habitantes de Barcelona y su área metropolitana". Callejón explicó, además, que "a nosotros no nos asusta el término trasvase" y que "en Almería nos beneficiamos de dos trasvases, el del Negratín y el del Tajo-Segura".

El diputado nacional ha vuelto a recordar, no obstante, que "el Gobierno socialista se opuso en su momento al trasvase del Ebro porque, según estudios técnicos, era inviable ambientalmente y a nivel energético y optó por solucionar de un modo estable y permanente la escasez de recursos hídricos a través del denominado Programa AGUA".

Callejón ha reiterado que, a su juicio, "es oportunismo político aprovechar la decisión del Gobierno de ceder agua para abastecimiento humano en Barcelona a través de la cesión de los derechos de agua para crear una alarma que no existe en nuestra provincia, más cuando en Almería también nos hemos beneficiado de la cesión derechos de agua del Guadalquivir y para uso agrario".En este sentido, Callejón ha dicho que "para nosotros la cesión de derechos no es nada nuevo" y ha asegurado que "estamos en conversación permanente con todos los usuarios del agua y no hay ningún problema en la provincia".

Por su parte, el diputado del PP Rafael Hernando criticó la "incongruencia" que supone que el PSOE mantuviera hace dos meses que no habría trasvase del Ebro y que ahora lleve al Consejo de Ministros un Real Decreto para lleva agua desde Tarragona a la ciudad de Barcelona, un proyecto presupuestado en 130 millones de euros y cuyo coste será asumido "por todos los españoles".

Más información en página 40

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios