Gutiérrez y Francisco, puerta grande

  • El coso de Las Salinas fue testigo ayer de la tercera selección del XXII Ciclo Andaluz de novilladas en clase práctica Buena imagen del almeriense Roldán, aunque falló con el acero

tercera selección del xxii ciclo de novilladas en clase práctica: Se lidió una novillada de Martín Lorca (El Castillo de las guardas - Sevilla-) ACTUANTES: Diego San Román (Escuela Taurina de Sevilla), de esperanza y oro, 1 oreja. Romera (Escuela Cultural 'Frascuelo' de Granada), de azul pavo y oro, ovación. Sergio Roldán (Escuela Taurina de Almería), de malva y oro, ovación. Corruco (Escuela 'Miguelín' de Algeciras), de blanco roto y plata, ovación. Héctor Gutiérrez (Escuela de Espectáculos Taurinos de México), de malva y oro, 2 orejas. Francisco Manuel (Escuela Taurina de Baza), de azul y oro, 2 orejas. INCIDENCIAS: Plaza de toros de Roquetas de Mar. Tercera selección del XXII Ciclo de Novilladas en clase práctica organizado por la Asociación de Escuelas Taurinas de Andalucía. Entrada gratuita que presentó algo más de media plaza de ocupación. Calor sofocante en el coso salinero, con las cámaras de Canal Sur presentes

La Unión Musical de Roquetas de Mar dio inicio a la tercera selección del XXII Ciclo Andaluz de Novilladas en Clase Práctica, celebrado ayer en el coso de Las Salinas de la citada localidad. Con un calor sofocante comenzó esta novillada en clase práctica, tercera selección del XXII Ciclo Andaluz.

El primero en pisar el albero roquetero fue el sevillano Diego San Román. El joven novillero recibió al eral de Martín Lorca con una media larga de rodillas y unos vistosos pases con el capote. El quite lo realizó Romera antes del tercio de banderillas. Ya con la muleta, el alumno de la Escuela Taurina de Sevilla dio su mejor versión. Muy voluntarioso en todo momento y concluyendo su faena con una serie de molinetes. El sevillano logró una media estocada con la que el novillo se echó al suelo, obteniendo oreja tras petición.

El segundo actuante fue Romera, de la Escuela 'Frascuelo' de Granada. El aprendiz de torero recibió a un novillo falto de fuerzas, como la mayoría de sus hermanos, con un vistoso quite por chicuelinas. El almeriense Roldán hizo el quite antes de las banderillas. Tras ello, comenzó Romera su faena con la muleta.

Una faena pausada, en la que estuvo muy voluntarioso el granadino. Tanto se arrimó que el eral lo revolcó, aunque sin consecuencias mayores. Con la espada, pinchó a varias veces. A la quinta logró que su rival se echase al albero salinero. El público le ovacionó.

El almeriense Sergio Roldán fue el tercero en pisar el albero de Roquetas. El alumno de la Escuela Taurina de Almería salió con muchísima fuerza, dispuesto a lograr el triunfo ante su afición en esta temporada que debe de ser especial para él de cara a debutar con picadores. Roldán terminó su faena con el capote con una media larga.

Corruco hizo el quite antes del tercio de banderillas, en que solo se pusieron dos pares. Con la muleta, Roldán sacó todo su repertorio de pases. Estuvo muy bien con varios derechazos y lo intentó al natural por la izquierda. Concluyó su faena con una serie de manoletinas. El almeriense no tuvo suerte, sin embargo, con el acero. Pinchó varias veces con la espada y con el descabello se echó el toro tras varios pinchazos. Aun así, el público reconoció su labor y pidió la oreja para el alumno de la Escuela de Almería, quien saludó desde el tercio.

Corruco, de la Escuela 'Miguelín' de Algeciras, fue el cuarto en pisar el albero roquetero. Muy metido en la faena recibió el gaditano a su adversario con vistosos pases con el capote por serpentinas. Al quite fue Héctor Gutiérrez. El propio Corruco colocó las banderillas. El primer par arriba en la cara del toro. El segundo lo colocó al violín y el tercero lo hizo tras citar al toro sentado en una silla. Ya con la muleta, Corruco dio todo lo que tenía con dos buenas series por molinetes y manoletinas. El acero le dejó sin trofeos. Logró una estocada completa pero muy caída con la que el toro no se arrodilló. Tras un aviso, varios descabellos, y una media estocada, le llegó el tercer aviso. El puntillero tuvo que matar al eral.

El mexicano Héctor Gutiérrez fue el quinto novillero de la tarde. De malva y oro, se gustó con el capote con varias verónicas perfectamente ejecutadas. Tras el quite de Francisco Manuel y el tercio de banderillas, el de la Escuela de Espectáculos Taurinos de México ofreció al público almeriense su torería. Buenos derechazos y muy voluntarioso por la izquierda ante, posiblemente, el mejor de la tarde. El mexicano logró un estoconazo con el que el toro se echó al suelo. El presidente le dio las dos orejas tras petición mayoritaria.

El último de la tarde fue para Francisco Manuel. El novillero de Baza dejó buen sabor de boca con su actuación. El granadino puso los tres pares de banderillas, el último con quite incluido, para luego coger la muleta y dejar buenos destellos por la izquierda. Francisco Manuel estuvo muy voluntarioso en su toreo y el público lo reconoció. Logró una estocada completa y dos orejas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios