Hermanos y párroco podrían llegar hasta los tribunales

  • El consenso no llega y las relaciones están cada vez más deterioradas, llegando a las acusaciones personales · Tanto el cura como el Obispado siguen sin hablar

Las relaciones entre el sector crítico de la Hermandad Virgen del Carmen de Aguadulce y el párroco Alberto Pelegrina se deterioran por minutos desde que las graves discrepancias entre ambas partes han salido a la luz pública. El apasionamiento en las discusiones, que se han tornado en acusaciones personales en algunos casos, puede acabar en los juzgados si las partes no se sientan a negociar, con clara voluntad de llegar a un acuerdo. De llegarse a esta situación sería la propia Hermandad la que quedaría destrozada y dividida.

El intento de mediación en la última reunión celebrada ante el Obispo de Almería ha resultado infructuoso según los hermanos, que no aceptan la forma de actuar del párroco, por lo que aseguran que van a seguir luchando por sus objetivos. Además los vecinos de Aguadulce se han dividido e incluso "hay familias que no se hablan por la situación que se ha creado", afirma uno de los hermanos de una de las entidades con más solera de la provincia.

El Padre Alberto Pelegrina afirma que "no tengo nada más que decir. Con la nota del Obispado haciendo pública la composición de la junta gestora está todo dicho. No va a haber ninguna nota a los medios de comunicación del Obispado."

Si el sector crítico se reunía el pasado miércoles con el Obispo, por la noche lo hacían en asamblea entre ellos para valorar la situación tras la ratificación de la autoridad eclesial de la decisión de nombrar una junta gestora como mejor forma de solucionar los problemas.

Esta asamblea dejó abierta la posibilidad por parte del sector crítico de aceptar la composición de la junta gestora "siempre y cuando haya votaciones y se haga de forma democrática. Que se expresen con claridad todos los hermanos. Si perdemos, seremos los primeros en aceptar la votación, pero no vamos a tragar con una directiva impuesta desde arriba", manifestaron los reunidos en Aguadulce. Esta única posibilidad de arreglo de la complicada situación puede irse al traste si las acusaciones personales entre ambas partes se desbordan por los sentimientos .

Pese a este aluvión de críticas "hacia extraños que quieren dirigirnos", los vecinos esta dispuestos a lograr una solución de consenso entre las partes, manifestando que "si la gestora mañana nos dice, venid, vamos a trabajar, lo hacemos, pero la prepotencia de decir ahora llevo yo la Virgen del Carmen porque toda esta gente no es válida, es mala cristiana, eso no lo aceptamos. Estamos dispuestos a aceptar la gestora con votos, con una asamblea extraordinaria"

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios