Homenaje a los jubilados de la educación por una vida de trabajo

  • Profesores y personal de administración y servicios fueron galardonado con un diploma y una flor de azahar. El delegado, Francisco Maldonado, presidió el acto

Largos años de dedicación para fomentar valores positivos en el futuro de sus alumnos. La perseverancia y el esfuerzo son dos características que han marcado el trabajo de los profesores que tantas lecciones teóricas como vitales han aportado a la vida de multitud de personas. Por este motivo, ayer se celebró un homenaje de la Junta a los docentes y al personal de administración y servicios jubilados durante el pasado año en distintos centros educativos de la provincia.

El homenaje lo presidió el delegado de Educación de la Junta de Andalucía, Francisco Maldonado, en la Residencia Escolar Ana María Martínez Urrutia.

Antes de comenzar el acto, Maldonado ofreció unas palabras a los protagonistas: "Queremos rendir un homenaje merecido por la larga trayectoria de los 182 profesionales".

El delegado de Educación señaló que con este acto se vuelve "la vista hacia atrás" y que los profesionales ayudan a "seguir avanzando para que los alumnos sean capaces de labrarse un futuro".

Maldonado, al comenzar el homenaje, se sintió emocionado al "ver caras muy conocidas desde que estudiábamos Magisterio".

La añoranza de los momentos vividos por los profesores con los alumnos fue rememorado por el delegado: "Todos ustedes son capaces de recordar consejos que disteis cuando animabais a vuestros estudiantes".

Las experiencias y los obstáculos son parte fundamental en la vida profesional de los profesionales de la educación: "Se pueden contar muchas historias personales en situaciones precarias difíciles de imaginar por los compañeros más jóvenes. Vivimos el presente sin que todo hubiese pasado sin más".

Para el delegado de Educación, las nuevas tecnologías son un complemento, pero no suplen la figura de un docente: "Sin el alma que pone un profesor, los avances que hay en los centros modernos no valen nada".

Las enseñanzas y valores que se han ofrecido a los estudiantes son fundamentales para el delegado de Educación: "Quiero ser portavoz de todos vuestros alumnos y dar las gracias en vuestro nombre".

Tras las palabras del delegado, se comenzó a entregar los diplomas y flores de azahar en homenaje a sus extensas trayectorias. De esta forma, pasaron uno a uno a recoger sus reconocimientos. El orgullo de una lección bien impartida se recompensó con unos aperitivos posteriores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios