'José Barón' celebra sus cien años con cuatro generaciones de su familia

  • El Tío José no ha tenido una vida fácil pero ayer las penas se olvidaron · El municipio enteró se volcó en la celebración, donde no faltaron los regalos y una gran tarta · Consiguió reunir a más de 80 personas

Para José Doménec Hernández, el día de ayer no fue un día cualquiera; estrenó traje, estrenó tarta de tres plantas, y estrenó su centenario rodeado de seres queridos. José Barón como comúnmente se le conoce, consiguió reunir para esta fecha tan especial a cuatro de sus generaciones. Seis de sus siete hijos, quince nietos, trece biznietos, además de yernos, nueras y más de cuarenta amigos que se desplazaron en el día de ayer a este pueblo del Alto Almanzora para felicitar al Tío José por su cien cumpleaños.

José Doménec se despertó más temprano de lo habitual, los nervios hicieron que el agasajado se levantase a las siete de la mañana para vivir este día tan emotivo; máxime, si tenemos en cuenta que nunca la familia había logrado reunirse al completo. Desde las nueve de la mañana amigos y vecinos comenzaron el peregrinar por la casa de José, para felicitar y entregarle sus regalos. "Estoy muy a gusto. Yo creo que no me merezco tanto" decía este hombre, que a pesar de su edad conserva una lucidez envidiable, "he pasado muchas fatigas, pero ya no me dejan que me estremezca, me cuidan mucho" insiste José, que salvo un pequeño problema de audición, es capaz de recordar fechas exactas. Hurgando en su memoria recordó cuando le enviaron a la guerra a luchar en el bando republicano durante 13 meses en Castellón "el 3 de mayo de 1938 me llevaron a la guerra, pero no fue hasta el 23 de julio cuando estuve en el frente" .

La mayor de sus hijas leyó una carta en reconocimiento y agradecimiento que emocionó a un hombre desbordado por la felicidad después de muchos años de sacrificio y trabajo. El protagonista de este día nació en una familia humilde de 6 hermanos, con tres años quedó huérfano de padre y el trabajo ha sido una constante a lo largo de toda su vida. Trabajó en las Menas de Serón, cada día andaba cuatro horas para llegar a su trabajo desde la Pedanía de Las Carboneras donde vivió hasta hace 30 años. Cuando cerraron las minas, hacía carbón y lo vendía por toda la sierra de Serón y Baza, "no tenía reloj así que nos levantábamos muy temprano, con las estrellas. Entonces cogíamos las bestias y andábamos durante horas para ir a cualquier sitio" cuenta José Barón .

Las campanas de la iglesia del pueblo, interrumpieron los recuerdos para avisar a todos los vecinos el comienzo de la misa homenaje que presidió José en la primera fila, acompañado de amigos y seres queridos. Mientras tanto, las nueras daban los últimos retoques a decenas de platos típicos de la zona, que sirvieron de aperitivo para todos los invitados en las pistas deportivas junto al río Almanzora. El convite se alargó durante todo el día; un festejo inolvidable para este abuelo, que un día como hoy, 12 de mayo de 1908, nacía en una España muy distinta a la de hoy.

Felicidades Tío José.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios