La Junta 'blinda' a los Filabres contra el cambio climático

  • Ha destinado 4,5 millones para llevar a cabo la limpieza de masa forestal que protegerá a la sierra frente a los incendios a causa del déficit de precipitaciones

Comentarios 0

La Consejería de Medio Ambiente ha puesto en marcha en la Sierra de Filabres dos proyectos de tratamientos selvícolas, para paliar los efectos de decaimiento forestal derivados del cambio climático. Las actuaciones, que se están desarrollando en una superficie de 2.857, 60 hectáreas, suponen una inversión total de 4.598.441 euros.

Con esta iniciativa se pretende proteger a estos montes de los incendios y contribuir al mejor desarrollo y conformación de sus masas forestales, garantizando su supervivencia y evitando las pérdidas de suelo y la consiguiente disminución de la productividad de sus recursos.

De esta manera, las actuaciones que se llevan a cabo permitirán mejorar el estado fisiológico de las masas forestales, lo que redundará en la reducción de la carga de biomasa de los montes, disminuyendo así el riesgo de incendios forestales y la disminución de enfermedades y plagas. Se evitará también que la espesura excesiva suponga una disminución extrema de los recursos lumínicos, hídricos y nutritivos para los estratos arbóreo, arbustivo y subarbustivo.

Los trabajos consisten básicamente en eliminar parte de la masa forestal en aquellas zonas en las que la mayoría de sus pies estén secos o afectados por insectos perforadores. En el resto, se realizarán clareos de pinar y resalveo, realce y poda de encinar, con el correspondiente tratamiento de los residuos vegetales generados.

Los trabajos se llevarán a cabo, especialmente, sobre los Pinus Pinaster en aquellos enclaves de menor altitud que sufren con mayor incidencia la escasez de lluvias o nieves. En una segunda fase, la zona con una mayor incidencia de los efectos del cambio climático será repoblada con especies autóctonas más resistentes a la sequía.

Según apuntan técnicos de la Junta, estudiando el clima en estaciones meteorológicas de las inmediaciones de la Sierra de los Filabres, se comprobó que las precipitaciones en la zona son insuficientes para mantener masas de pino salgareño y, principalmente, pino silvestre. Cuando se eligió la zona para ser repoblada por pino silvestre las condiciones climáticas eran excepcionalmente húmedas, quizá en la mayor fase húmeda del milenio. El déficit de precipitación entre estas fases de máxima pluviometría y las actuales es de casi un 30%. Esto explica sobradamente el decaimiento masivo de estas masas.

El proceso de incremento térmico inducido por el Cambio Climático ha agravado la situación desde el periodo 1970-1980. Se ha comprobado la existencia de una perturbación amplia, modificando la estacionalidad de precipitaciones y temperaturas. Como rasgos más significativos está el aumento de las temperaturas, sobre todo de las máximas, el de la oscilación térmica y de los extremos diarios, la disminución global de precipitación y el aumento grave de la aridez primaveral.

Etiquetas

más noticias de ALMERIA Ir a la sección Almeria »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios