Leña gratuita tras limpiar la sierra

  • Cientos de kilos de madera de pino de Los Filabres, apilada en la cuneta de la carretera de Gérgal a Bacares, a disposición de cualquier ciudadano

La Junta de Andalucía ha empezado a enmendar el desastre que hasta hace pocos meses presentaba la masa boscosa de la Sierra de Los Filabres. Cientos de pinos caídos, partidos o arrancados desde la raíz a consecuencia de la acumulación de nieve, del viento y de la debilidad de los troncos por la falta de agua y también de luz solar era la estampa que se podía ver incluso desde la carretera que sube hasta Calar Alto, Serón o Bacares. La situación de la zona llegó a ser declarada como "de emergencia" dada la magnitud de los destrozos, principalmente en la parte del Serro del Joraique hasta el Arroyo Berruga y en el paraje El Conde, donde se situaban las manchas más dañadas.

Los efectivos del Dispositivo Infoca empezaron en el mes de mayo los trabajos para retirar los pinos que yacían en el suelo y cuyo combustible, apilado y sin orden alguno, suponía una grave amenaza para esta zona forestal en caso de incendio. Cabe destacar que la Sierra de Los Filabres es de las más ricas y extensas de la provincia; tanto es así que es incluso conocida como "el pulmón verde de Almería". De los trabajos de limpieza que ya se han realizado han derivado cientos de kilos de madera de pino que los operarios han colocado en montones a lo largo de la cuneta de la carretera que une Gérgal con Bacares, con el objetivo de que los ciudadanos que lo deseen puedan llevársela para ir haciendo acopio para el próximo invierno.

Fue precisamente este periódico el que denunció públicamente la situación en la que había quedado la sierra tras el temporal de nieve en los meses de diciembre y enero. Entonces, la respuesta de la administración andaluza, concretamente de la Delegación Provincial de Medio Ambiente, fue que iniciarían un exhaustivo examen de la zona para hacer inventario de la cantidad de pinos dañados y así decidir cómo acometer los trabajos para paliar la situación y limpiar el bosque. Agentes de Medio Ambiente y técnicos han recorrido la sierra a pie y por aire en el helicóptero del Infoca para evaluar la situación. Aunque el inventario aún no se ha cerrado por completo, la Delegación Provincial ha proyectado un plan complementario a los trabajos realizados por los efectivos del Infoca, que en estos meses previos al inicio de la temporada alta de riesgo de incendios se han afanado en las tareas de retirada de madera del suelo, al menos en la parte que linda con la carretera que ya han adecentado.

No ha nada más que pasar por la zona para ver el trabajo que se ha realizado con sierras eléctricas para cortar los troncos y retirar la madera que había apilada sin orden. En la cuneta, los efectivos han preparado montones de leña de pino, repartidos a lo largo de varios kilómetros, para que quien lo desee pueda llevársela a casa y hacer acopio para calentar las chimeneas o estufas durante el próximo invierno. Según explicaron desde la propia Delegación de Medio Ambiente, la intención es que los ciudadanos se lleven la leña que hay cortada más pequeña y que los troncos grandes los retire una empresa a la que se adjudicará para aprovechamiento.

Con estos trabajos, que continuarán previsiblemente después de la temporada estival, en el mes de octubre, la Junta de Andalucía ha cumplido su compromiso de acometer una limpieza de la sierra, consciente de la dantesca situación que presentaba Los Filabres y teniendo en cuenta que cada vez que hay copiosas nevadas como las del invierno pasado se producen daños en la masa de pinos.

Y es que además de los trabajos preventivos del Infoca, la Delegación de Medio Ambiente ha proyectado un plan complementario para paliar los daños ocasionados por vendavales y también plagas (Tomicus sp. Ortotomicus sp. Matsucoccus feytaudi ) y enfermedades (Phytoplasma pini) asciende a los 1.055.084,10 euros. Se va a actuar en el término municipal de Bacares, Gérgal, Serón, Las Tres Villas y Alcóntar, según explicó a este periódico el delegado de Medio Ambiente, Antonio Martínez.

El titular de la Delegación, insistió en que "en un periodo de sequía como el que venimos padeciendo, lógicamente la vegetación se resiente, particularmente las repoblaciones que son masas artificiales y frágiles aun poco adaptadas al medio. Por ello, destinamos principalmente nuestras inversiones a cuidarlas y paliar los efectos de plagas y vendavales. La labor de naturalización es lenta, y en el camino hay y habrá mortandades, pero estoy seguro de que vamos por el buen camino", sentenció.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios