LA MOJONERA Mileuristas y casi sin posibilidad de decidir

  • PP y el exedil del PSOE tienen a los independientes contras las cuerdas Han rebajado sus nóminas

Las mayorías en política siempre son sinónimo de fortaleza y tranquilidad. Confieren la inequívoca posibilidad de gobernar para generar acciones que redunden en el beneficio de la ciudadanía sin trabas ni cortapisas. Mal entendida, también supone un absolutismo ilustrado del siglo XXI. Sea como fuere, tener la mayoría de concejales, diputados, senadores o parlamentarios concede al partido político de turno un estado de calma y concentración totalmente necesario para afrontar los innumerables retos que salen al paso a la hora de gestionar un Ayuntamiento o una administración de rango superior, ya sea de un municipio con cien habitantes o de 70.000 o una comunidad autónoma.

En ese idílico status quo están la inmensa mayoría de los 103 ayuntamientos de la provincia a excepción de dos: La Mojonera y Albox.

Con matices y con situaciones de partida diametralmente opuestas, en ambos municipios ahora o en breve es casi imposible gobernar. En el primero el equipo de gobierno de los independientes de Tod@s lleva meses gobernando en minoría tras la marcha del edil del PSOE al grupo mixto para apoyar al PP e intentar una moción de censura fallida en enero. Allí son 6, 6 y 1. Sumando, seis que gobiernan contra siete que conforman la oposición. Un rodillo que tiene atado de pies y manos a su alcalde, José Miguel Hernández, hasta el punto de que ya está en proceso su rebaja de sueldo para convertirlo en mileurista, un hecho insólito en política municipal y que se ha convertido en uno de los temas más comentados entre los vecinos de esta localidad de la comarca del Poniente.

Pero esa rebaja del sueldo puede considerarse el menor de los males porque Hernández necesita de mucha paciencia y mano izquierda para ir aprobando proyectos o solucionando los problemas que se le presentan para un municipio en constante crecimiento y que, en estos últimos meses, según denuncian la oposición "está paralizado". Es como la historia de la pescadilla que se muerde la cola porque en minoría no puede hacer nada "pero no me van a aburrir", espeta.

La imposibilidad de que un concejal del grupo mixto pueda votar una moción de censura le da un balón de oxígeno para seguir gobernando y según asegura "tengo al pueblo demi lado porque saben que estamos trabajando para mejorarlo tras muchos años de gobierno del PP". Una situación casi insostenible que ha llevado a Tod@s a solicitar el amparo de otras administraciones como la Junta para seguir trabajando. La finalización de las obras para ampliar el centro de salud las o mejoras en la vía A-1050 para incrementar la seguridad así lo atestiguan.

Con tres años aún por delante, la crispación política solo puede ir in crescendo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios