Médicos denuncian las presiones del SAS para ahorrar con menos recetas

  • Los profesionales sanitarios que menos prescriban son premiados con incentivos y pluses

Reducir el gasto farmacéutico sigue siendo una de las grandes obsesiones de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía. Con el objetivo de lograr adelgazar la factura en medicinas, la Administración sanitaria pagará más a los médicos de familia que, en términos medios, receten menos medicamentos.

Así se recoge en los indicadores de productividad para este año y así se está trasladando a las direcciones de diferentes centros de salud. Tal y como han denunciado facultativos de Atención Primaria del Distrito Sanitario Almería, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) está ejerciendo una fuerte presión sobre los directores para el control riguroso de las prescripciones. Según han detallado, se realizan reuniones con cierta periodicidad en las que todos los médicos de familia se reúnen con la dirección de su centro. En este encuentro se comunica públicamente la cantidad de recetas emitidas por cada facultativo. El que menos haya realizado recibe una recompensa y el que por el contrario haya superado los límites del SAS, deberá tomar medidas más estrictas para ahorrar. Sobre este asunto también se ha pronunciado el Sindicato Médico de Almería, que se ha manifestado a favor de la racionalización de la prescripción pero teniendo en cuenta a los pacientes. Para el sindicato, "la preferencia de las personas ha pasado a ser irrelevante". Y es que al parecer, lo único que tienen en cuenta desde la dirección de los centros de Atención Primaria es que las cuentas salgan.

En este sentido, el órgano sindical ha considerado que deberían de recapacitar sobre este asunto y tener más en cuenta la "seguridad" y la "eficacia", que en este momento se obvian. Los "recortes" en gasto farmacéutico impulsados por la Junta "afectan" a la atención médica. Pero lo peor puede estar por venir con la iniciativa de las Alternativas Terapéuticas Equivalentes (ATEs). Esta medida de "recorte" en el gasto sanitario andaluz con otras como la reducción de personal y el cierre de centros en ciertos períodos del año, o como el incremento de las listas de espera, supone que "el sistema sanitario andaluz, del que nos sentíamos orgullosos hace unos años, está en una decadencia insostenible". El sindicato médico ha insistido en que considera necesaria la racionalización del gasto, pero ésta debería de comenzar con recortar "entre los miles de cargos de libre designación del SAS, y con los incentivos y complementos que cobran estos" y no con medidas que afectan a la calidad de la atención a los pacientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios