Monasterio Hapkido, un arte marcial y un modo de vida

  • En Almerimar existe una escuela dedicada a esta disciplina que es recomendable para personas con alguna discapacidad · Es una suma de kárate, taekwondo, judo, aikido, jiu-jitsu y armas orientales

Hapki Do es un arte marcial de defensa personal coreana, "que es considerado uno de los más efectivos y completos; ya que la mayoría de las artes marciales están separadas. Me refiero a Kárate, Taekwondo, Judo, Aikido, Jiu-Jitsu, y también armas orientales, entre otros. En cambio, esta disciplina lo combina todo", afirmaba Francisco Verde, cinturón negro 6ª DAN de este arte marcial, Maestro de Armas y Defensa Personal y creador de la única escuela que existe en El Ejido sobre Hapki Do. El significado de la palabra Hapki Do es; Hap: unión y armonía, Ki: energía, fuerza humana, y Do: camino. En esta línea Verde, afirmaba que "con este arte marcial se forma también la senda del conocimiento, que es infinito. De hecho, la filosofía del Hapki Do es la cortesía, la honradez, la paciencia y la justicia. Por ende, con su práctica habitual, conseguimos seguridad en uno mismo, paz interior y tranquilidad mental, algo esencial para cualquier persona y en cualquier aspecto de su vida, tenga la edad que tenga, sea del sexo que sea, y pertenezca al sector que pertenezca, ya que se trabaja y estudia meditación y respiración. A través del estado Chung, tranquilidad mental, junto con los movimientos físicos de este arte marcial se fortalecen todas las articulaciones, músculos, tendones y órganos internos de nuestro cuerpo", apostillaba.

En este arte marcial existen diferentes niveles y adaptaciones, "mucho de éste arte se basa en la coordinación y armonía de los movimientos, las habilidades y técnicas; esta doctrina oriental se considera también en el ámbito militar y policial como una de las más completas y efectivas por su pragmatismo y sencillez, su uso para la defensa y reducción de un violento sin necesidad de llegar a golpear y alcanzando el arte de luchar sin luchar", sostenía. La escuela de Hapki Do de Almerimar, que lleva más de un lustro en funcionamiento, cuenta con más de una treintena de alumnos, desde niños, adolescentes, mujeres y adultos. Si bien es un arte abierto al mundo "aquí no cogemos a todo el mundo. Somos selectivos porque queremos gente que quiera aprender este arte y entienda que no es una lucha sino un método de defensa personal en el que como arma se puede utilizar desde un periódico a un bolígrafo, además de las armas orientales porque es una lucha de guerra, pero que lo principal es conseguir la paz mental. Ese es el objetivo", añadía. Otra parte esencial que se trabaja en la escuela de Hapki Do de Almerimar es el Yoga. Existen muchas técnicas y posturas bien diferenciadas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios