Muere al caer por un barranco con el camión lleno de mármol

  • El trabajador transportaba piedra natural desde la cantera a la empresa. Perdió el control del vehículo al fallar la transmisión y se precipitó desde 3 metros de altura

Comentarios 0

La comarca del mármol se tiñió ayer de luto con la muerte de un trabajador en una empresa del sector. Un hombre de 55 años de edad, falleció al precipitarse el camión que conducía por un barranco de tres metros en la carretera A-349, la vía que une las canteras de Macael con el polígono industrial Rubira Sola.

Precisamente ese era el trayecto que realizaba cada día Juan Bautista Resina, vecino de la localidad de Olula del Río. En torno a las 12:30 horas, cuando transportaba bolos de piedra natural desde la cantera hasta la empresa para la que trabajaba, Mármoles Acosan. Pero en esta ocasión no pudo terminar su recorrido. Los primeros datos de la investigación apuntan a que el conductor perdió el control del vehículo al romperse la transmisión trasera. Al perder esta pieza del camión, el conductor intentó controlar el vehículo de alto tonelaje con los frenos delanteros; entró en la zona de frenado que se encontraba aproximadamente un kilómetro más adelante. Sin embargo, fue imposible controlar el vehículo, y acabó precipitándose por un terraplén, a una altura de tres metros. Fue en el paraje conocido como LaBáscula de Macael.

El servicio andaluz de emergencias activó a la Guardia Civil, los bomberos de Albox y una UVI móvil del 061 aunque, finalmente, no intervinieron al certificarse el fallecimiento del trabajador en el acto. Salió despedido del camión, por lo que no fue necesaria la actuación de los bomberos.

Según la propia empresa, el vehículo con el que el fallecido realizaba el porte, había pasado la ITV hace una semana, y se encontraba en perfectas condiciones "ha sido un desgraciado accidente, que no sabemos por que ha sucedido" se lamentaba uno de los responsables de la empresa.

Pocos minutos después del siniestro, decenas de compañeros se desplazaron hasta el lugar del accidente y todos coincidían en la "falta de zonas de frenado en este tramo de la carretera A-349". La distancia comprendida entre las canteras de la sierra de los Filabres y el Polígono de Macael, es aproximadamente de tres kilómetros. Es una carretera de curvas y con pendientes pronunciadas por la que transitan a diario cientos de vehículos de alto tonelaje y cargados de piedra, y en la que solo existe una zona de frenado de emergencia. "Es lamentable. No puede ser que en tres kilómetros solo haya una zona de frenado que además apenas mide 30 metros. No está suficientemente preparada para poder frenar a un camión cargado, como ha sucedido a nuestro compañero. Esto nos podría pasar mañana a cualquiera" se quejaban los compañeros.

más noticias de ALMERIA Ir a la sección Almeria »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios