Las Norias, tocado y hundido

  • El equipo de Gobierno pide celeridad en las obras de drenaje previstas en la Balsa del Sapo, que sufren otro nuevo retraso y no se iniciarán hasta el mes de octubre

Con los últimos coleos de la época estival, en el mes de septiembre, que recién iniciamos, llega la nueva campaña agrícola, pero no es lo único, también comienzan las primeras lluvias. Una situación que hace a lo centenares de vecinos y agricultores, que desde hace años se ven afectados por las constantes inundaciones de la Balsa del Sapo que dejan invernaderos e inmuebles anegados, que miren al cielo cruzando los dedos. Sin olvidar, que son muchos los agricultores que directamente "no pueden iniciar su actividad agraria debido a que sus fincas están anegadas", aseguraba el concejal de Agricultura del Ayuntamiento de El Ejido, Manuel Gómez.

Por ello, una vez más, desde el equipo de Gobierno piden celeridad a la Junta de Andalucía para que las obras de construcción del bombeo adicional de emergencia, solución temporal hasta que llegue el ansiado túnel de desagüe, no se dilaten más en el tiempo. "Se trata de una actuación de extrema urgencia para Las Norias y para los agricultores de la zona", apostillaba el edil, recordando asimismo que "las obras deberían declararse de emergencia", una declaración que el propio Consejero de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo anunciaba al presentar las obras del nuevo bombeo.

Desde el Ayuntamiento de El Ejido resaltan la necesidad de evitar la licitación y exposición del proyecto "ya que de declararse la obra de emergencia, ésta podría dar comienzo de inmediato". Pero, tal y como hace unas semanas afirmaba el portavoz de la Asociación Cañada de Las Norias, Juan Escobar, "ahora hay que esperar a un procedimiento reglado, pues se pretende sufragar la inversión con fondos europeos, que no permiten declarar la obra de emergencia puesto que ya fue declarada así en 2004 y la situación no se ha revertido".

Pese a los múltiples retrasos, estaba previsto que los trabajos comenzaran a medidos del mes de septiembre, pero ahora "no se iniciarán, como pronto, hasta octubre o noviembre", señalaba hace unos días Escobar.

En esta línea, el portavoz explicaba que desde la asociación esperan que las obras del bombeo adicional se terminen para marzo de 2012, ya que el descenso de la lámina de agua en la balsa apenas se ha producido durante el verano. Razón por la que los vecinos temen que con la llegada del invierno, la balsa se vuelva a desbordar afectando, así, a importantes infraestructuras de comunicación y causando daños materiales. Y es que si el nivel de la lámina de agua de la Balsa del Sapo continúa creciendo se generarán la mayores pérdidas económicas sufridas por los agricultores y vecinos de la zona como la inutilización de la vía rodada principal del núcleo, mayor colapso del sistema de alcantarillado, inundación de edificios donde se imparten servicios públicos como el Centro de Salud, la Oficina Municipal, Mercado de Abastos, el Club de Tercera Edad, o el Pabellón de Deportes, entre otros. Gómez Galera, quien ha mostrado todo su apoyo y solidaridad a estos agricultores afectados, ha resaltado que lo "importante es solucionar el problema que los vecinos de Las Norias llevan padeciendo desde hace ocho años", ha insistido así en que desde el Ayuntamiento "se colaborará en todo lo necesario con la Junta de Andalucía para acortar los plazos o para mediar con los propietarios de la zona para los casos en los que se tenga que disponer de algún terreno, aunque estaremos muy vigilantes con todo el proceso porque es un asunto de máxima prioridad dada la gravedad de la situación"

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios