El Observatorio de Calar Alto dependerá de sus hallazgos

  • La financiación del Estado para impedir el cierre es intrínseco a sus descubrimientos La Junta se muestra reticente a ayudar

El posible cierre del Observatorio de Calar Alto, a tenor de los hechos, tiene visos de convertirse en la Crónica de una muerte anunciada de Gabriel García Márquez. Ayer, el subdelegado del Gobierno, Andrés García Lorca, explicaba que las conversaciones con la Junta de Andalucía para que ésta apoye económicamente el mantenimiento de esta infraestructura científica son de "acercamiento" y matizó que en este momento se está elaborando un estudio sobre estas instalaciones científico-técnicas española-germanas y los resultados de su investigación que verá la luz el próximo mes de junio, y que en base a ellos "se dirimirá si tiene más o menos financiación por parte del Gobierno Central".

Las declaraciones las hacía a un centímetro de la delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía, Sonia Ferrer, que se mostraba muy escéptica en la implicación del Gobierno Central y respondía que "cada administración tiene que asumir sus competencias y en ese sentido la Junta de Andalucía no las tiene en el mantenimiento de esta infraestructura ya que su financiación es un convenio del gobierno español y el alemán y éste último ha dicho que pondrá su parte hasta el año 2018".

En esta línea, Ferrer recalcó que "primero el Gobierno Central debe de aclarar si va a financiar o no la instalación y luego se dirimirá el tanto por ciento y las condiciones en las que puede ayudar la Junta".

Hay que recordar que el PSOE ha solicitado al PP que financie la instalación y evite recortes que afectarían a 42 investigadores que trabajan en el Observatorio.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios