Once nuevos colegiados, en el Derecho almeriense

  • El Ilustre Colegio Provincial acogió el juramento de las futuras promesas que defenderán a los ciudadanos

Expectación, ilusión y muchas togas eran los ingredientes que mezclados ofrecían unos de los actos culminantes para los recién titulados en Derecho. Chicos jóvenes, con ilusión y vestidos para la ocasión realizaron el juramento necesario para poder colegiarse en el Ilustre Colegio Provincial de Abogados de Almería. Ayer por la mañana, a las 13:00 horas, fue el momento que estaban esperando los once recién licenciados para poder concluir con una de las etapas más importantes de sus vidas.

El acto público de juramento y promesa de nuevos abogados vivió algunos momentos de emoción antes de que comenzara la entrega de diplomas. Algunas madres aconsejaban a sus hijos e hijas cómo colocarse la toga de forma perfecta o llevar la corbata en la posición idónea.

Los chicos esperaban en una sala a que los fueran llamando uno a uno. Llegaba el momento y los nombres de los colegiados y de los padrinos comenzaron a sucederse.

Los protagonistas fueron: Silvia Segura Fernández con su padrino Juan Miguel Cano Velázquez; Rosa María Camacho Martínez con Manuel Ignacio Martínez Marín; Ana Belén Bonilla Fernández con el apadrinamiento de María Luisa Jiménez Buckhart; David Romera Gómez con Emilio Jesús López Gutiérrez; Francisco Gil Pérez y como padrino José Joaquín Martínez López; Francisco Parrón Sevilla y como madrina Rosario María Fernández Donaire; Félix José Rodríguez París con Manuel Jesús Alcoba Salmerón; María Dolores Rodríguez Martín con su padrino Juan Diego López Moya; Vanessa Avivar Lozano con Jesús Yebra Herreros; Francisco Alejandro Escobar Navarrete apadrinado por su hermano Carlos Javier Escobar Navarrete; y, por último, Jaime Costa Palmero con Enrique Aguilera Ledesma.

Los pasos fueron los siguientes: Primero realizaron el juramento con la voluntad de respetar la Constitución y las leyes, luego recibieron el diploma y, finalmente, implantaron su firma.

Como es tradición, uno de los padrinos de los colegiados, José Joaquín Martínez López, procedió a dedicarles unas palabras. Algunos consejos y recomendaciones fluyeron para que la vida profesional de los jóvenes prospere adecuadamente.

La situación de los abogados, en algunas ocasiones, cuando acaban la carrera se convierte en precaria. "Al finalizar, hay que seguir formándose con un máster, cursos... Hay personas que están dos años sin remuneración", señala una de las colegiadas, Silvia Segura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios