Pedro Molina, el rector de la UAL, recibe el título de Hijo Predilecto de Albox

  • Rogelio Mena, alcalde albojense, le impuso también la Medalla honorífica a Pedro Roque Molina García Al acto asistieron numerosos familiares y amigos que le acompañaron en una jornada muy emotiva

"Dicen que mi reloj de pulsera no es el más adecuado para un Rector". Esto lo contaba ayer Pedro Roque Molina García, Rector de la Universidad de Almería, en el transcurso del ceremonioso acto de entrega del título de Hijo Predilecto de Albox celebrado en el salón de actos del Ayuntamiento albojense. Una ceremonia protocolaria, sí, y además un acontecimiento espontáneo, emotivo, humano, entrañable. "Llevo siempre un Cauny Prima, un regalo de su abuela ", una marca de relojes con historia, "porque cada vez que miro la hora me recuerda a Albox". Pedro Roque Molina García, nacido en Albox el día de San Roque del mes de agosto de 1945 a las diez en punto de la mañana "siempre me lo decía mi madre al sonar las campanas: ahí, en el primer piso de la tienda Blanco y Negro, naciste tú, Pedro". El Rector le había pedido a su corazón que no le jugara una mala pasada. Pero el corazón no entiende de razones, mucho de emociones, y Pedro Roque Molina García sentía la afectividad de "recibir el mejor regalo que me han hecho en mi vida: reconocerme como Hijo Predilecto de mi pueblo, Albox, gloria divina, que siempre me acompañará con orgullo todos los días de mi vida en lo más profundo de mi corazón. Gracias, infinitas gracias". Matías García Fernández, concejal y portavoz del equipo de Gobierno municipal de Albox, argumentaba motivos, razones y trayectoria profesional sobresaliente de Pedro Roque Molina del homenaje que se le rendía. La certificación formal, el expediente administrativo, del nombramiento honorífico era leída por el alcalde de Albox, Rogelio Mena, "en la que se acordaba unánimemente en Pleno celebrado el día 4 de diciembre de 2014 el nombramiento de Hijo Predilecto de Albox a don Pedro Roque Molina García, Rector Magnífico de la Universidad de Almería, nacido en Albox donde vivió su primer ciclo de vida hasta que se trasladó a vivir a Almería". Reconocía asimismo la Corporación municipal las destacadas cualidades y méritos profesionales alcanzados por este albojense ilustre.

El amplio currículo académico, profesional e investigador de Pedro Roque Molina García dentro de su campo de conocimiento quedará por siempre en los anales de la Universidad almeriense y seguro de total seguridad en la Wikipedia. Conocer al personaje íntimo, al yayo, a Lola, su mujer, es otro cantar. El zagal hijo de maestro, con sangre albojense y a Albox en el alma, era Pedrín, 'el cigarrillo', sobrino de Pedro Haro e hijo de Laureana y Alfredo, hermano de doña Encarna Molina, desgrana los árboles genealógicos materno y paterno. "Mi corazón no me obedece, me traiciona. Soy de la estirpe de los buenos albojenses, cuando nací me quedé enganchado en la pared". A Pedro Roque Molina García le es inevitable que la ternura, el sentimiento, no le desborde.

Citaba el Rector a Borges "que escribió que somos nuestra memoria y como tal ésta está ocupada de girones, de retazos, trazos de nuestra vida". Continuaba Pedro Roque Molina con "la memoria es enseñanza. Lo que hemos pasado nos sirve de experiencia y nos ayuda en ocasiones a rectificar para no cometer los mismos errores". Y la nostalgia, y la felicidad antigua tan cierta, y lo entrañable de las vivencias, don Pedro. "Un novelista alemán", apuntaba Molina García, "decía que nuestros recuerdos constituyen el único paraíso del que nadie podrá expulsarnos jamás".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios