La Policía Local se acerca a los colegios para controlar la delincuencia infantil

  • Más de 200 agentes de Tráfico y Seguridad Ciudadana patrullan a diario las calles de la capital · Las infracciones cobran relevancia conforme crece el número de habitantes

El control de los menores se ha convertido en una de las principales demandas de asociaciones de padres y consejos escolares hacia la Policía Local. Solicitan su presencia en la puerta de los colegios e institutos y piden que se lleve a cabo una exhaustiva inspección en materia de tráfico de drogas, absentismo escolar, acoso o agresiones. El subinspector Antonio Mata, jefe del departamento de Seguridad Ciudadana de la Policía Local de Almería apuntó que aunque en la provincia no existen graves problemas con el tema de acoso escolar, "sí lo hay, y es una realidad".

Tal es el problema que tan sólo este cuerpo de seguridad realizó durante el año pasado más de 150 servicios en materia de menores. Concretamente, sobre abuso de menores realizaron cinco servicios en los meses de febrero, junio, y septiembre. Las principales actuaciones fueron por citaciones, situación de riesgo, desamparos o absentismo escolar. En la actualidad tres agentes velan a diario por la protección de menores, de la familia y cuestiones relacionadas como violencia de género en la capital.Los almerienses cuentan con más de 200 policías que trabajan en turnos de mañana, tarde y noche de forma continuada. La ciudad está patrullada las 24 horas del día. Son los agentes más cercanos a los ciudadanos y desde el mando superior se pretende que cada día aumente este cercanía. Pero del departamento de Seguridad Ciudadana de la Policía Local de Almería también forman parte los agentes destinados a la sección de patrulleros del 092, a atestados o policía judicial, a operadores de sala del 092, protección de edificios y al Grupo Rápido de Intervención Policial (GRIP).

Catorce agentes forman del GRIP, comúnmente conocido entre los almerienses como Los Titanes. Ésta es quizá la sección más llamativa en cuanto a las tareas que realizan, pues tan sólo en un año detuvieron a 150 personas, realizaron 3.646 identificaciones de personas, levantaron 635 actas de consumo de droga en la vía pública y 603 aprehensiones de estupefacientes. Además, interpusieron 1.241 denuncias de tráfico y se incautaron de más de medio centenar de armas prohibidas. "Los agentes del GRIP, por su carácter de grupo rápido de intervención atiende a objetivos de vigilancia, control y erradicación de conductas que causan alarma y sensación de inseguridad entre los vecinos, en especial por congregaciones de grupos en Plazas y en lugares públicos" manifestó el jefe de Seguridad Ciudadana.

Almería crece y la seguridad cada vez se hace más necesaria. Las formas de delinquir han evolucionado y los que velan por el control diario de la ciudad tienen que adaptarse a las nuevas artimañas de los infractores. La Policía Local ha tomado conciencia de ello y al año la mayor parte de los efectivos se someten a cursos de reciclaje, perfeccionamiento y formación. Para muestra un botón. Hace menos de tres semanas varios agentes recibieron instrucciones de un SWAT de Estados Unidos en el campo de tiro de Benahadux. Perfeccionamiento de tiro, entradas en domicilios y formas de reducir a los delincuentes.

Y es que a pesar de que Almería es una ciudad relativamente tranquila, el aumento de población conlleva un incremento de las infracciones, tanto en materia de tráfico, como drogas, agresiones, y demás acciones que atenten contra las leyes. Los agentes son como cientos de ojos clandestinos que velan por la seguridad y el control de la ciudad. Se exponen a riesgos de los que podrían salir perjudicados, pero lo hacen porque esa es su misión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios