Poner en forma cuerpo, mente y respiración para el parto

  • El Aero Pilates para embarazadas, disciplina creada por Studio Latika, está recomendado para gestantes que desean combatir el estrés y ganar flexibilidad

Sensibilidad más agudizada que nunca, lágrimas que brotan con más frecuencia y una capacidad de amar que crece cada día. Son sólo algunas de las experiencias que vive una embarazada. El período de gestación es el más bello que una mujer puede experimentar. Aunque sí es cierto que también son meses en los que se siente cierto temor, sobre todo cuando llega la recta final y el parto está a la vuelta de la esquina. Temor no por los intensos dolores que conlleva dar a luz sino porque todo salga bien. Para una embarazada es primordial preparar al cuerpo, la mente y la respiración para el parto. Aunque ya es muy habitual que una embarazada, sobre todo si es primeriza, acuda a clases de preparto, en El Ejido, y gracias a la formación, dinamismo e inquietudes por innovar de Milagros Hurtado, gerente y monitora de Studio Latika Aero Yoga, existe una nueva disciplina para preparar a la embarazada para el gran día, a través de Aero Pilates para embarazadas. Una técnica que sólo se lleva a cabo en Studio Latika y cuya finalidad es "preparar al cuerpo para el parto, mejorando la fuerza, aumentando la conciencia y postura corporal y contribuyendo a una rápida recuperación postnatal", aseguraba Milagros Hurtado.

Los beneficios se notan en el área pélvica, la zona abdominal, los glúteos y en la fuerza de los brazos, que deberán estar fuertes para sostener al recién nacido. La respiración es muy importante en la práctica de cada movimiento y ésto también ayuda a prepararse para una correcta respiración durante el parto. De hecho "la práctica constante del método Pilates durante el embarazo, alivia los dolores lumbares, muy frecuentes a medida que la barriguita va creciendo, y mejora la irrigación sanguínea, evitando posibles várices y calambres", afirmaba Hurtado.

Una técnica que una embarazada puede comenzar a practicar a partir del tercer mes de gestación, que es cuando una futura mamá puede iniciar la práctica de cualquier ejercicio si no es un embarazo de riesgo. Aunque los beneficios tanto para la futura madre como para el propio feto son numerosos, ya que con su práctica se adquiere una buena técnica de respiración, que no sólo le permite a la futura mamá oxigenar debidamente su cuerpo y el del bebé y eliminar toxina, sino también relaja la musculatura y por lo tanto disminuye las tensiones y el estrés, Hurtado es muy insistente en que "en ningún momento se realizan posiciones invertidas ni en decúbito prono. Y es imprescindible que la embarazada acuda a su médico antes de la práctica, y que sea el propio ginecólogo el que determine cuándo ha de finalizar la embarazada con las clases. En cuanto al tiempo de las sesiones es de de aproximadamente 45 minutos, ya que no es recomendable extender demasiado la sesión".

Ésta técnica incorpora aquellos beneficios que se pueden obtener de las telas adaptadas a las embarazadas en cada trimestre. El peso corporal se apoya en el aire, con la ayuda de la gravedad de Yoga las poses clásicas se exploran de una manera nueva y emocionante que fortalece todo el cuerpo, "mejora la propiocepción, la alineación adecuada, la descompresión de las articulaciones y la liberación de los músculos y la fascia profunda. En el caso de embarazadas solo trabajamos en nivel 0 y 1, o sea que el cuerpo está parte suspendido de la tela y parte en el aire", apostillaba. Asimismo se incluye calentamiento con ejercicios de Chikung y danza de chakras.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios