Procesan a exgerente y expresidente por causar pérdidas de 1,2 millones a la CASI

  • La juez ha acordado que existen indicios suficientes de que realizaron operaciones fraudulentas en la gestión de la cooperativa

La juez ha acordado el procesamiento del expresidente de la Cooperativa Agrícola San Isidro (CASI) José María Andújar y el exgerente Antonio González al estimar que existen indicios suficientes de que durante su gestión entre los años 2012 y 2014 "causaron pérdidas" a la mercantil por valor de más de 1,2 millones de euros con operaciones presuntamente fraudulentas en la comercialización de tomate de la variedad cocktel. La magistrada instructora concluye, asimismo, a la vista de la prueba practicada, que Andújar, "prevaliéndose de su cargo" y, "en algunos casos, en su beneficio personal", realizó gastos con cargo a la cooperativa agrícola "causando un perjuicio de 119.453,44 euros".

El auto de procedimiento abreviado imputa a ambos encausados la presunta comisión de delitos de estafa y al expresidente de CASI le atribuye, además, una supuesta apropiación indebida, por lo que da traslado al Ministerio Fiscal y a las dos acusaciones particulares, entre ellas la propia cooperativa, para que formulen acusación o pidan el sobreseimiento de la causa. Según indica la titular del Juzgado de Instrucción 1 de Almería, Andújar y González, "de común acuerdo y aprovechando los cargos que ocupaban" en la entidad, habrían autorizado la producción de tomate de la variedad cocktel "sólo a algunos socios de la cooperativa" con "ánimo de beneficio ilícito". Remarca que esta actuación, que supuestamente benefició al expresidente y a "algunos miembros de su familia", impidió dicha producción al resto de cooperativistas, "contraviniendo de tal forma las bases de CASI de no impedir o limitar el producto que los agricultores querían plantar para cada campaña".

La juez María Belén López señala que, en el marco de este plan, en la campaña agrícola 2012-2013, habrían asignado a la citada variedad de tomate un precio de compra a los cooperativistas de 1,53 euros por kilo mientras que el precio medio de venta de los tomates fue de 1,17 euros por kilo. En la misma línea, en la campaña 2013-2014, acordaron un precio de compra de la variedad cocktel de 1,24 euros el kilo, siendo el precio medio de venta de 1,27 euros por kilo. La resolución recoge que, de acuerdo a la pericial contable emitida por la Asociación de Peritos Tasadores de Andalucía, en 2012-2013, esta práctica habría causado unas pérdidas de comercialización de 315.420,50 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios