Promar traslada al delfín varado Marcos a Almerimar por el oleaje

  • Para evitar la fuerte marea que se levantó en La Romanilla decidieron cambiar la ubicación del ejemplar · Los cuidadores derramaron lágrimas en el momento de introducirlo en la furgoneta

Comentarios 1

Varios miembros de Promar no pudieron reprimir las lágrimas ayer tras once días y diez noches cuidando en la orilla al pequeño delfín listado Marcos para salvarle la vida. Lloraban en el momento en que el animal era introducido en una furgoneta de esta organización de salvamento marino para trasladarle desde la playa roquetera de La Romanilla hasta el paraje ejidense de Almerimar, donde a partir de ahora se le prestan los cuidados necesarios para su total restablecimiento.

Era necesario tras el temporal que se levantó en la madrugada del viernes 31 de agosto, provocando un oleaje que el delicado estado de salud de Marcos no podía soportar.

En la noche del jueves al viernes los voluntarios de Promar improvisaron una pequeña piscina en la arena de La Romanilla sacando del mar al delfín. Allí pasó toda la noche, hasta que en la mañana del viernes fue trasladado a Almerimar para recibir todos los cuidados necesarios.

Habían sido muchas horas sin despegarse de él, velando por su vida, dándole medicación, tomando muestras de sangre y manteniéndole a flote, así que para muchos fue imposible reprimir las lágrimas de emoción cuando le subieron a la furgoneta. Había sido su bebé durante muchos días. "Está bien, pero los viajes le estresan mucho. El traslado es muy delicado para él", comentaban todavía con los ojos empañados por las lágrimas.

Hasta tal punto se ha volcado Promar con Marcos que durante la noche que pasó en el tanque de agua fuera del fuerte oleaje marino le instalaron cerca de la improvisada piscina un pequeño aparato con música swing y melodías armoniosas "porque la música le relaja mucho", afirmaban sus cuidadores.

El traslado se hizo en presencia del concejal de Playas del ayuntamiento Ángel Mollinedo, los miembros del servicio municipal de Protección Civil, que se han volcado noche y día colaborando en todo lo necesario y con la ayuda de la Guardia Civil, para evitar que los bañistas y curiosos pudieran estresar aún más al delicado animal. "La gente se ha portado muy bien. Han estado en silencio durante el traslado", corroboraban desde Promar.

Sin embargo un grupo de bañistas, alejado de Marcos, no pudo evitar aplaudir con emoción y alegría en el momento en el que el delfin era sacado en brazos por dos de los voluntarios que en pocos segundos recorrieron los escasos metros de arena que separaban el tanque de agua de la furgoneta ante la atenta mirada de todos. Una vez acomodado en el interior del vehículo partió sin dilación hacia Almerimar, donde se le había preparado un espacio acotado, sin oleaje, tranquilo y con las condiciones adecuadas para ofrecerle los cuidados necesarios.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios