Remojón para lograr otro récord mundial

  • El Ayuntamiento instaló este sábado un tobogán gigante con más de 100 metros de longitud Multitud de niños y mayores disfrutaron de tan épica experiencia

En el municipio de Macael ya están acostumbrados a convinvir con una respetable proyección internacional. El ejemplo más evidente es el mortero de mármol, el más grande del mundo incluido en el Guinness World Records de este año. Pero no contentos con este merecido reconocimiento, este fin de semana esta localidad del Valle del Almanzora ha vuelto a alzarse con otra gesta si parangón, en esta ocasión, más enfocada al divertimento para combatir las calurosas temperaturas que ya sufrimos por estos lares. Y es que el Ayuntamiento instaló en la extensa calle Sevilla de la localidad un tobogán acuático de más de cien metros de longitud, según apuntan el más grande del mundo, y que acababa en piscina.

La iniciativa congregó a centenares de vecinos y visitantes que, parapetados con sus bañadores y colchonetas, experimentaron la sensación de deslizarse a altas velocidades por la generosa pendiente que confiere la fisionomía de la calle Sevilla.

Desde las 15: 00 a las 20:00 horas esta arteria municipal se convirtió en el principal punto de encuentro para niños y no tan niños. Un tobogán de proporciones estratosféricas que precisó de varias horas de montaje y que, por segunda vez, encumbró a Macael en otro récord mundial.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios